ses paises IB FB

Plantear un viaje completo y de calidad a un destino como Mallorca va más allá de elegir un buen hotel o de localizar las playas más bonitas y con las aguas más turquesa. Aunque nuestra isla es relativamente pequeña, si la comparamos con otros puntos de la península, Mallorca es un lugar con influencia histórica realmente fuerte que va más allá del pasado árabe y romano que prácticamente todos conocen y conocemos.

Para los que sois habituales en esto de visitar nuestro archipiélago y si habéis tenido la suerte de conocer alguna de nuestras islas hermanas, sabréis de sobra que si bien Formentera es naturaleza y silencio, la vecina isla de Menorca es uno de los máximos exponentes nacionales en lo que a cultura talayótica se refiere. Ahora bien, ¿qué os parecería venir a conocer Mallorca y que os digan, así -de repente-, que uno de los poblados talayóticos más relevantes del mundo están en la localidad de Artá, en nuestra isla?

Aunque no se trata del aspecto más destacado en las guías de viaje (es un hecho que otros puntos como los baños árabes de Palma o el Observatorio Astronómico de Costitx tienen más tirón a nivel editorial), lo cierto es que el poblado talayótico de Ses Païsses -como se llama-  tiene mucho que decir en lo que se refiere a esta sección de la cultura prehistórica de Baleares. Dicho de otro modo: si sois apasionados del pasado y de la historia no dejéis de anotar a fuego en vuestros cuadernos de bitácora la visita a este hallazgo arquitectónico.

La visita y la historia de su hallazgo

Para llegar al poblado de talayótico de Ses Païses hay que poner rumbo al pueblo de Artà, sí, al norte de Mallorca. Allí, en una colina, a las afueras del núcleo urbano y al abrigo de un frondoso bosque de encinas, se puede apreciar con facilidad un conjunto arquitectónico repleto de talayots. Un hallazgo que lleva el sello del arqueólogo e historiador italiano Giovanne Lilliu y que data -según parece- del año 850 aC.

Además de ser el principal hallazgo talayótico hasta la fecha en nuestra isla (y sí, también el mejor conservado), el de Ses Païsses se trata de un poblado talayótico realmente extenso, y es que suma nada menos que un territorio de trece mil metros cuadrados. Todo ello nos hace entender los motivos por los que el poblado porta orgulloso el sello de Monumento Histórico-Artístico.

Entender el Poblado de Ses Païses

Si bien visualizar la estructura de un poblado romano es sencillo hasta para un niño, lo cierto es que entender la distribución de un poblado talayótico implica ser más leído y un poco más entendido en la materia arqueológica.

Partiendo de la base de que el hallazgo de Ses Païsses no está concluido y de que todavía quedan zonas por excavar, hablamos de un monumento arquitectónico cuya finalidad era acoger a un poblado en el que cada individuo (o familia) habitaba en pequeñas casitas triangulares de una o dos plantas que se solían cerrar con una piedra de gran tamaño.

Una vez ahí, cuando os encontréis en el corazón del poblado talayótico de Artà, podréis comprobar que en él, y como sucede en los poblados griegos y romanos, la protección ante el potencial enemigo era una prioridad. Este hecho hace que se entienda la función de la muralla que rodea las edificaciones talayóticas, una muralla alta y robusta (elaborada con pesadas piedras de varias toneladas) en la que quedaron habilitadas varias puertas de acceso que -al igual que en cada casa- se cerraban con grandes piedras.

Un hallazgo con siglos y más siglos de historia que dice muchísimo de nuestra historia y que merece realmente la pena visitar. ¿La anécdota literaria del lugar? Tomad nota: Miquel Costa i Llobera, uno de nuestros poetas más ilustres, se inspiró en este hallazgo arquitectónico para dar vida al poema La deixa geni grec, unos versos que vieron la luz en nuestra isla allá por el año 1900.

Por nuestra situación geográfica, Mallorca es uno de esos lugares en los que la historia tiene un peso especial. Una historia que -en muchos casos- llega a superar los conocimientos que los propios locales tenemos de nuestro territorio. Con un pasado romano y árabe que se nota en muchas de nuestras construcciones e incluso en nuestra comida, merece la pena prestar atención a todo aquello que difícilmente se verá en una guía de viaje pero que da sentido a nuestro pasado y también a nuestro presente. Si habéis decidido alojaros en algunos de los hoteles que nuestra marca IBEROSTAR Hotels & Resorts tiene en el norte de Mallorca – como el IBEROSTAR Playa de Muro Village- no dejéis de pedir información a nuestro equipo de todo aquello que no os podéis perder en vuestra visita.