22

Cuando llegan las Navidades, nos encanta recordar y vivir las tradiciones más especiales. Cada una de ellas tiene un significado especial, pero hay algunas que, aunque parezcan menos importantes, marcan esta época del año. Porque, seamos sinceros, ¿quién no ha ido al PIT ya sea a disfrutar de las atracciones cuando era pequeño o a llevar a sus hijos, sobrinos o nietos?

Y es que este parque infantil no puede faltar en la temporada de las vacaciones escolares navideñas. Desde 1989, cada año, el Recinto Ferial de Santa Cruz presenta decenas de atracciones y juegos para los más pequeños (e incluso para los adultos). Desde hinchables, carrousels, pasando por el Tren de la Bruja, los coches de choque a la barca Vikinga o la tirolina (aunque las atracciones cada año van cambiando para no dejar de sorprenderte).

Pero las atracciones no lo son todo, ya que cada año también encontramos una gran diversidad de actividades lúdicas y educativas dirigidas a todos los niños y jóvenes de la isla. ¿El objetivo del PIT? “Presentarse como un lugar de encuentro entre diferentes generaciones, unidas por un único objetivo: educar y divertir”, según señalan sus organizadores.

Un objetivo que, sin duda alguna, cumplen cada año. ¿El motivo? Muchos. Desde las diversas atracciones y juegos didácticos, a la seguridad y el gran compromiso social de este parque infantil y juvenil. Y es que, cada día, cuentan con un equipo de más de 250 personas, entre monitores, vigilantes de seguridad, personal médico, entre otros. Gracias al gran valor de este preparado equipo humano, logran que un día en el PIT sea una experiencia divertida, positiva y memorable.

Este año, sigue la tradición, y no dejes de visitar con toda la familia este divertido y sorprendente parque, ¡te lo pasarás en grande!