15

La Navidad es un momento muy especial para muchos. Incluso algunos aseguran que es un momento mágico. Realmente no sabemos si definirlo como mágico, especial, romántico, pero lo que sabemos es que las historias bonitas tienen un color especial durante estas fechas tan señaladas. Por eso, queremos compartir una muy especial para nosotros, especialmente para nuestros compañeros de IBEROSTAR Anthelia.

Desde hace muchos años, IBEROSTAR Anthelia cuenta con gran cantidad de clientes asiduos provenientes de todas partes de Europa, y también del resto del mundo. Cada uno de ellos tiene sus propias anécdotas en el hotel y tenemos claro que cada una de ellas son distintas, a la par que especiales, pues conforman en sí mismas parte de la evolución del hotel.

Una de esas historias que llega al corazón de todo el equipo de este hotel de Costa Adeje es la de la familia Taylor, de Hampshire. ¿El motivo? Llevan visitando el hotel más de 10 años y todos les conocen porque, año tras año, logran sorprender y emocionar. Desde 2004, la familia Taylor visita el hotel sin sus dos hijos. Desde su primer viaje a nuestra isla, siempre han sido muy amables, pero lo que realmente les hace especiales es por su tradicional “regalo de Navidad”. Y es que, cada año, Brandon, el hijo mayor de este matrimonio inglés, escribe al hotel con una petición: que le pusieran un regalo de Navidad a sus padres debajo del Árbol.

Por tanto, cada año, Saro, la Gobernanta del hotel, se encargaba de poner dulces típicos de la zona (ya que a los padres de Brandon siempre les gustaron todo tipo de pasteles) y la pareja de los Taylor se emocionaba al ver que su hijo se acordaba de ellos, a pesar de pasar estas fechas tan señaladas en la distancia. Lo curioso es que, aunque cada año el regalo era mismo, la ilusión de los Taylor era más que latente. Por detalles como este, siempre que visitaban IBEROSTAR Anthelia ellos se sentían como en su segundo hogar.

Sin embargo, hace dos años que la familia Taylor no visita nuestro hotel. Esto resultó muy extraño para todo el equipo y, por ello, decidieron escribirle un correo a su hijo Brandon para conocer el motivo. Éste comunicó que, por motivos de salud, su padre no podía viajar más pero, tras hablar con el equipo de IBEROSTAR Anthelia, Brandon se acordó de su tradición y se preguntaba porqué sus padres siempre decidían alejarse de su familia en unas fechas tan especiales.

Por ello, decidió venir con su mujer en Navidades. Cuando sus padres se enteraron, no dudaron ni un minuto en hacer la misma petición que su hijo había hecho durante diez años. Cuando Brandon recibió el regalo comprendió los sentimientos que debieron sentir sus padres. La ilusión y la alegría de saber que esta tradición no se había perdido en IBEROSTAR Anthelia fue único y, por ello, el equipo del hotel decidió tener un detalle muy especial con los padres de Brandon.

Desde Costa Adeje hasta Hampshire, le enviaron una tarta en forma de estrella porque sabían que los dulces seguirían siendo el regalo perfecto. Según comunicaron al hotel, sin leer la nota, los Taylor sabían perfectamente que venía desde IBEROSTAR Anthelia porque reconocieron la estrella nada más verla y sabían que eso significaba su segundo hogar.

Este año, hay una nueva reserva para Brandon y su mujer. ¿Seguirá habiendo regalos? ¿Seguirá habiendo tantas sorpresas y tantas emociones? Por si acaso, el equipo de IBEROSTAR Anthelia irá haciendo un hueco en su árbol.