29

En “Pasaporte a Tenerife” somos muy curiosos. Nos encanta buscar historias nuevas que puedan ofrecer a nuestros lectores nuevos conocimientos para que disfruten del día, y también de sus vacaciones. Ya se sabe que durante los momentos de desconexión descansamos más, y hacerlo en nuestros IBEROSTAR Hotels & Resorts será aún más beneficioso. ¿Por qué? Por todo; por nuestro equipo, nuestras instalaciones, nuestras actividades, nuestra gastronomía. Todo está cuidadosamente medido para ofrecerte una experiencia donde te sientas una verdadera estrella.

Seguro que si ya has disfrutado de uno de nuestros hoteles, habrás llegado cansado, con ganas de desconectar. Lo cual probablemente te haya incitado a bostezar más de una vez, por eso hoy hemos querido compartir algunas curiosidades sobre este acto automático, y es que el bostezo esconde mucha más información de la que quizá pensábamos.

Bostezar es un acto totalmente involuntario. El proceso es fácil, todos los conocemos: inspiramos lenta y profundamente, abrimos la boca y acto seguido, expulsamos el aire con una exhalación (para algunos más ruidosos que para otros). Este acto “simple” dura tan solo unos segundos pero lo que hoy te descubriremos es que justo ese tiempo determina el peso del cerebro humano.

Así es, lo que pensábamos que no significada nada especial, sí lo significa. Exactamente es un “mecanismo de refrigeración del cerebro”, según los expertos que han descubierto en un estudio que la duración del bostezo predice el peso del cerebro y el número de neuronas. Al parecer, lo que dura el bostezo está ligado no solo al tamaño si no a la complejidad del cerebro (y por tanto, las neuronas) Por ejemplo, la media del bostezo en un ser humano es de 6 segundos (con 10.000 millones de neuronas en la corteza cerebral).

Por su parte, los ratones que tienen un cerebro de menor tamaño y, por tanto, también menos neuronas, tiene un bostezo medio de menos de 2 segundos. Pero ahí no queda todo y es que todo este proceso, según consideran los expertos, es que afecta a toda la estructura cerebral. Incluso se considera que el bostezo marca la capacidad cognitiva del mamífero.

Siguiendo con sus curiosidades nos gustaría que respondieras a la siguiente pregunta, ¿al leer la palabra bostezo te han entrado ganas de bostezar? Si la respuesta es que sí, no te preocupes porque le pasa al 60% de las personas. Y es que el bostezo resulta bastante contagioso. ¿Los motivos? No están del todo claro, algunos estudios dicen que se trata por mera empatía (al contagiar un bostezo se activan circuitos cerebrales propios de la empatía), y otros que es por comunicación y sincronización de la sociedad. Aunque las teorías son variadas, curiosamente el estudio del bostezo no es tan amplio y, según se ha ido descubriendo, esconde más información de la que pensamos.

Y de tanto hablar de bostezos, una cosa sí está clara, y es que suelen aparecer especialmente cuando una persona está cansada, se va a dormir, aunque incluso cuando se acaba de despertar. Quizá es una mera alerta de que es hora de descansar, y para ello siempre será necesario un sueño reparador y relajante. En IBEROSTAR Hotels & Resorts esperamos que disfrutes de tus vacaciones y, por tanto, del descanso que te ofrecemos en nuestros hoteles.