23

Independientemente de la mayor o menor destreza que tengamos a la hora de crear recetas, hay que tener en cuenta que cualquier plato, cualquier mezcla y cualquier presentación culinaria puede irse literalmente al garete si no acertamos con el vino…No lo decimos nosotros sino los expertos cocineros y los comensales de paladares finos.

Mezclar una carne roja poco hecha con un vino blanco o un plato de pescado con vino blanco son algunos de esos errores que pueden hacer que nuestra comida o nuestra cena se convierta en un auténtico despropósito. Y si bien podemos equivocarnos en la tradicional cena con amigos, lo cierto es que hay un cita en la que no podemos fallar y que lleva por nombre cena de Nochebuena.

Considerada  la cena más importante del año por lo mucho que representa a nivel religioso -para unos- y familiar -para otros-, la cena de Nochebuena en Mallorca es algo más que un símbolo y en ella no sólo cuentan las recetas en sí sino también la mayor o menor destreza para elegir vino. El error no tiene lugar en esta cita así que nada mejor que tener las cosas bien claras para evitar críticas innecesarias pero con cierto sentido.

Dado que la fiebre “cocinera” se expande y que seréis muchos los que os veréis entre fogones con la presión de tener que crear el mejor menú del año, hoy os damos algunas notas para que aciertes con el vino mallorquín elijas la receta que elijas. Toma nota y ¡a triunfar!

Un aperitivo mallorquín de nivel

Qué sería de la cena de Nochebuena sin unos buenos entrantes… Aunque todos sabemos que la “la contundencia“ está en el plato principal, lo cierto es que no podemos dejar los entrantes al azar. ¿Lo ideal? Apostar por los tradicionales dátiles con bacon, por una selección de frutos secos y patatillas de calidad y, como no, por una buena y suculenta tabla de quesos de la tierra (ya sean mallorquines o de nuestra vecina Menorca).

Si tus entrantes son similares a los que aquí te planteamos no dejes de lanzarte a la piscina con un vino de Malvasía, uno de nuestros vinos más deliciosos. Dulce y con cuerpo, los vinos de Malvasía (propios de la zona de Banyalbufar) son perfectos para abrir boca y para dejar al comensal con ganas de más. Dado que son muchos, te recomendamos que optes por algunas de las variantes que nos ofrecen bodegas míticas como la de Son Vives. Haz la prueba y luego nos cuenta.

Un maridaje perfecto para el plato principal

Superada la primera prueba de fuego en nuestra cena navideña toca subir un escalón y hacer frente al plato principal. Al igual que en cualquier otra cena, la primera decisión pasa por decantarnos por el tipo de vino en cuestión y en este punto hay dos datos que son claros: para la carne nos quedaremos con el vino tinto y dejaremos el vino blanco para el pescado y el marisco, lo cocinemos como lo cocinemos.

Dado que en Mallorca son muchos los nombre de vinos entre los que puedes elegir, para esta cena navideña te recomendamos maridar tu plato de carne con una botella de 4 Kilos o con un Gallinas y Focas. Si la cosa va de pescado o marisco nada mejor que hacerte con unos caldos del Blanc de Blancs de Macià Batle o la última añada de las Bodegas Son Prim.

La elección para el postre

Poner el broche de oro a una cena de categoría es sencillo, basta con elegir un postre ligero pero delicioso. ¿Una idea? Un platito de turrón, algo de fruta o dulces de la tierra. Eso sí, si lo que buscas es dejar a tus comensales sin habla nada mejor que elegir un vino blanco elaborado a base de uvas congeladas, un vino como Dolç de Gel.

Este vino perteneciente a Vinyes Mortitx sabe a especias y a frutas y deja un sabor especial en el paladar. Un sabor potenciado por su azúcar y por el cuerpo de las barricas de roble francés.

En IBEROSTAR Hotels & Resorts sabemos que el vino es parte de la identidad de nuestra tierra. Esto hace que la práctica totalidad de nuestros hoteles en Mallorca ofrezcan a sus clientes una amplia variedad de vinos mallorquines capaces de convertir una simple comida con vistas al mar en una auténtica (y muy recomendable) experiencia sensorial.