CAR_Trinidad ciudad colonial

Trinidad no es solo una de las más hermosas ciudades coloniales de Cuba, sino también de las Américas. Está ubicada en la costa del Caribe, en la región de Sancti Spíritus, entre las bellísimas playas vírgenes de Ancón y las fascinantes montañas de la Sierra del Escambray.

Fundada a principios del siglo XVI, en honor de la Santa Trinidad, la ciudad fue un lugar intermedio para la conquista del continente americano. Pero su existencia y su razón histórica se la deben a la industria azucarera que floreció allí y en el cercano Valle de los Ingenios desde finales del s. XVIII hasta el s. XIX. La ciudad es un ejemplo de la prosperidad de este período, lo que es claramente legible en su arquitectura, desde las construcciones modestas a las majestuosas y lujosas. Trinidad es auténtica y única en términos de formas, diseños y materiales que ha perdurado a lo largo del tiempo. No es de extrañar que fuera declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1988.

Para recorrer Trinidad no necesitarás ningún guía, y lo mejor es que te pierdas paseando entre sus calles estrechas y adoquinadas, sus edificios barrocos de colores pastel, la música cubana y sus apacibles locales.

La Plaza Mayor es el corazón de Trinidad. Al igual que muchas ciudades coloniales españolas, la plaza es el centro de la ciudad con espacios verdes e iglesias impresionantes. Es un lugar ideal para comenzar tu recorrido. Muchos de los principales lugares de interés turístico se encuentran cerca o en la Plaza Mayor, que incluye el fascinante Museo Histórico Municipal , la famosa Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad , y otros museos y joyas arquitectónicas.

El Museo Histórico Municipal de Trinidad, que se encuentra en el hermoso Palacio Cantero. Fue construido en el s. XIX, la mansión tiene aires de grandeza con suelos de mármol italiano y grandes habitaciones abiertas. El museo explora la historia de Trinidad y las áreas circundantes. Tendrás que subir a su torre para obtener una fantástica vista panorámica de la ciudad y del mar Caribe. Hay otros museos interesantes, como el Museo de Arqueología Guamuhaya, que muestra objetos de las comunidades aborígenes de la época precolombina; el Museo de Arquitectura Colonial, donde podrás observar la riqueza de la arquitectura doméstica de las clases altas de los s.XVII y XIX; y el Museo Romántico, en el Palacio Brunet, que alberga reliquias de la refinada cultura trinitaria.

En el extremo superior de la Plaza Mayor te encontrarás con la Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad. Su fachada neoclásica está blanqueada por el sol, lo que contrasta con sus tesoros interiores. Es la iglesia más grande de Cuba y alberga una imagen muy venerada, conocida como el Cristo de la Vera Cruz o Señor de la Vera Cruz. En el interior de la iglesia destacan los techos abovedados y una serie de impresionantes altares tallados en cedro y caoba. La Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad también es famosa por su acústica.

Después de explorar sus mansiones coloniales y sus museos, podrás relajarte en uno de los restaurantes o cafés al aire libre cercanos a la Plaza Mayor. En los paladares, restaurantes privados, disfrutarás de la deliciosa gastronomía local a base de marisco.

Cuando el sol se pone, las gentes desaparecen de las calles y se llenan las tabernas que ofrecen música y bailes cubanos. Un lugar muy conocido es la Taberna la Canchánchara, que le debe su nombre a una bebida regional elaborada con zumo de limón, miel y ron. Otros sitios interesantes son la Casa de la Música, la Casa de la Trova y Palenque de los Congos Reales. Donde podrás tomarte una cerveza o un mojito mientras escuchas música en vivo.

En esta joya colonial de Cuba conviven pasado y presente, creando un ambiente romántico y atemporal. Es un lugar mágico que cuando vayas a este increíble país debes visitar.

 

“IBEROSTAR Hotels & Resorts cuenta con un hotel de 5 estrellas en Trinidad: el IBEROSTAR Grand Hotel Trinidad. Es un hotel de lujo perfecto para parejas y adultos, en el que, pensando en su total descanso, sólo pueden alojarse personas mayores de 15 años. El IBEROSTAR Grand Hotel Trinidad le proporciona una forma extraordinaria de pasar sus vacaciones en Cuba en cualquier época del año, conociendo la cultura, la gastronomía y sus gentes”