FB IB parc llevant

En estos primeros días de noviembre, todavía hace un clima perfecto en Mallorca para programar -si no llueve, eso sí- una buena ruta de senderismo por la isla. Una de las áreas menos explotadas en este sentido y, sin embargo, más bonitas es el Parc Natural de la península de Llevant, situado en la zona noreste de Mallorca, muy cerca de Artà y con más de 1.500 hectáreas de superficie.

La gran riqueza natural y la biodiversidad que presenta todo el parque le ha concedido la categoría de Zona de Protección de Aves y Área Natural de Especial Interés (ANEI) donde el que la visita puede disfrutar de todo el abanico de fauna y flora típico mediterráneo mientras recorre sus bonitos senderos: carrizos, vaguadas, encinas, pinos mansos…

Las rutas más completas, interesantes y fáciles de realizar en este parque son las siguientes, aunque hay muchísimas más que se pueden consultar con detalle en la web www.balearsnatura.com:

1.- La vuelta a S’Alqueria Vella. Es una de las rutas circulares más emblemáticas del parque natural y tiene una dificultad media, con un recorrido muy corto (unos 3,5 km) que se puede realizar en hora y media más o menos, dependiendo de si vas con niños o personas mayores que necesiten llevar un ritmo más pausado. Es perfecta para hacer una parada y tomarse un picnic en plena naturaleza y luego volver disfrutando de nuevos paisajes ya que, al ser circular, nos ofrece vistas panorámicas de todo su entorno, desde el valle a la bahía de Alcudia.

2.- El Camí dels Pressos. Una de las más largas y más llenas de cosas para ver, tanto en cuanto a naturaleza como a patrimonio histórico. El recorrido es de dificultad media y se puede realizar en unas 2 horas. No es circular, de modo que serían otras 2 horas de vuelta. La ruta pasa por lugares como las casas de S’Alqueria Vella y el Campament dels Soldats para terminar en la Tudossa, con unas vistas inmejorables del parque y la costa. La vuelta es por la misma vía hasta la finca de S’Alqueria Vella, que es el punto de partida.

3.- Subida a Sa Talaia Freda. Esta tercera ruta es para expertos o, como mínimo, para gente acostumbrada a salir de ruta de montaña habitualmente. Se trata de un recorrido que asciende hasta el también llamado Puig d’en Morey (con casi 570 metros de altura). El trayecto suma unos 2 km y entronca directamente con una zona del Camí dels Presos. La salida es también desde la zona de parking junto a S’Alqueria Vella y, entre ida y vuelta, la ruta es de unos 7 km en total.

4.- La Penya Roja. Es una de las más sencillitas y bonitas puesto que son 15 minutos de recorrido por las montañas que conforman todo el parque pero siguiendo siempre el curso del torrente que le da nombre. Muchos la llaman ruta de la fuente de la Penya Roja y es muy aplaudida generalmente porque pasa por zonas muy interesantes como los escondrijos de contrabando, Ses Cuines, Sa Font de sa Penya y la zona de camping cercana a S’Arenalet de Verger. Aquí se esconde uno de los campos de madroños más espectaculares de Baleares.

Lo ideal para disfrutar de una ruta de senderismo agradable por esta zona de Mallorca en estos días de otoño es llevar un calzado cómodo, con buena sujeción y abrigado. Las ropas deportivas han de incluir pantalón, camiseta que ayude a la transpiración y chaqueta puesto que, una vez que uno para de caminar, se pueden coger fríos. Las rutas hay que hacerlas temprano porque cada vez anochece más pronto y no es conveniente realizar nunca un recorrido de noche a estas alturas del año. En la mochila, siempre llevar agua, crema solar (aunque el sol ya no apriete tanto) y algo para picar, ya sea una barrita energética o un sándwich o una fruta. También es importante llevar tiritas y un pequeño botiquín por si alguien se hiciera daño durante el trayecto. El móvil debe ir con batería bien cargada, datos y los números de emergencias en la agenda.