CAR_Trinidad

Trinidad es un antiguo y encantador museo al aire libre, es un asentamiento colonial español en perfecto estado de conservación donde se detuvo el tiempo hace ya casi dos siglos.

Declarada patrimonio mundial de la UNESCO en 1988, es una de las ciudades coloniales más bellas de las Américas. Gracias a la producción azucarera fue una de las ciudades más prósperas de las Antillas, y durante su apogeo económico, s. XVIII y XIX, se construyeron ilustres mansiones de estilo colonial.

Trinidad está situada en el centro de la isla, entre el mar y la montaña, rodeada de bellísimos atractivos naturales. Te nombramos algunos de los imprescindibles de Trinidad:

La ciudad colonial de Trinidad, la mejor manera de explorarla es perderse por sus laberínticas calles adoquinadas, plazas y museos. No te puedes perder su Plaza Mayor, ni la Plaza se Santa Ana. Ni dejar de visitar el Museo Histórico Municipal, con piezas y documentos históricos de la vida trinitaria; el Museo de Arqueología Guamuhaya, muestra objetos de las comunidades aborígenes de la época precolombina; el Museo de Arquitectura Colonial podrás observar la riqueza de la arquitectura doméstica de las clases altas de los s.XVII y XIX; el Museo Romántico; y la Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad.

Tampoco puedes perderte la Galería de Arte, que está situada en la Plaza Mayor y alberga obras de arte local de gran calidad, sobretodo bordados, cerámica y joyería. Ni la Casa del Alfarero, en esta fábrica podrás observar como trabajan los alfareros y comprar alguna de sus piezas. ¿Sabías que Trinidad es conocida por su cerámica?

Si eres un amante del senderismo, podrás recorrer las montañas de Escambray, refugio de pájaros tropicales, palmeras y cascadas. Caminar por los senderos boscosos del parque Topes de Collantes, y bañarte en la piscina de aguas transparentes de la cascada de Caburní.

Otra opción muy especial es la de viajar en tren de vapor al Valle de los Ingenios. Visitar la Hacienda de Iznaga y subir a su Torre desde donde disfrutarás de una vista panorámica del valle, de las ondulantes colinas que lo rodean, y de las Playas de Ancón y María Aguilar.

También puedes descansar tras recorrer las calles de Trinidad en las paradisíacas Playa de Ancón y de María Aguilar, de arenas blancas y aguas turquesas. La Playa de Ancón es una de las más bellas del sur de Cuba.

Si quieres aprender a bailar salsa puedes inscribirte en las clases de la Casa de Cultura de Trinidad. Donde te enseñarán a bailar este sensual y enérgico ritmo.

Y como último imprescindible te proponemos probar los paladares, restaurantes privados, de la ciudad. Ofrecen platos deliciosos como los camarones en ajo, pulpo a la plancha en salsa de mango, y su omnipresente langosta.

Si quieres conocer la magnificencia del pasado de Cuba, tendrás que venir a esta ciudad que se ha conservado casi completamente virgen del mundo moderno.

 

            “IBEROSTAR Hotels & Resorts cuenta con un hotel de 5 estrellas en Trinidad: el IBEROSTAR Grand Hotel Trinidad. Es un hotel de lujo perfecto para parejas y adultos, en el que, pensando en su total descanso, sólo pueden alojarse personas mayores de 15 años. El IBEROSTAR Grand Hotel Trinidad le proporciona una forma extraordinaria de pasar sus vacaciones en Cuba en cualquier época del año, conociendo la cultura, la gastronomía y sus gentes.”