MED_CadaIslaCAboVErde

Las islas de Cabo Verde frente a las costas de Senegal son un auténtico viaje en sí mismas por la diversidad de paisajes naturales o urbanos que puedes encontrar. Cabo Verde es un destino para todos porque es posible “no hacer nada” o “hacer todo” y disfrutar siempre. Cabo Verde está formado por numerosas islas: Ilha de S.Antao, Ilha de S.Vicente, Ilha de S.Nicolau, Ilha do Sal, Ilha de Boavista, Ilha do Maio, Ilha de Santiago, Ilha do Fogo e Ilha da Brava.  Fue durante los siglos XVIII y XIX el mayor centro de comercio de esclavos de Portugal y era un alto obligado para todas las naves antes de atravesar el Océano Atlántico hacia las colonias del Nuevo Mundo.

De origen volcánico y acariciado por los vientos alisios, sus costas permanecen vírgenes y sus playas inmaculadas. La isla de Boavista, tal vez la más hermosa, es un auténtico remanso de paz en el que podrás vivir una experiencia en plena armonía con la naturaleza, contemplar grandes cetáceos, asistir en primera persona al desove de las grandes tortugas marinas o simplemente refrescarte en las aguas más cristalinas de todo el planeta. La Isla de Sal es el primer destino de este archipiélago, ya que cuenta con el aeropuerto internacional y la mayoría de los establecimientos turísticos. Esta isla tiene poco de verde y exhuberante: es un desierto prácticamente plano, que se desarrolló a principios del siglo XIX, cuando se empezó a exportar sal a gran escala. Santa Maria es su ciudad más turística, llena de casas pintadas de colores vivos para contrastar con la aridez de la zona. Sus ocho kilómetros de playa de arena blanca y aguas transparentes la han convertido en el lugar idóneo para muchos visitantes.

La gran mayoría de los caboverdianos viven en la Isla de Santiago, la más grande, con 55 kilómetros de largo y 29 de ancho. Esta fue la primera isla en ser poblada por los colonos portugueses en 1462, y es considerada la más afrinana del conjunto. En su montañoso interior (cuenta con el pico más alto, el Antónia de Pico, con 392 metros) se encuentran algunos exuberantes valles llenos de vegetación, que constrastan con el árido llano.

La más conocida de todas las islas es San Vicente.  Una isla llena de vida y con una gran cantidad de actividades culturales (festival de teatro, de música, carnaval…), que se celebran casi durante todo el año. Su capital, Mundelo, es la ciudad más cosmopolita y bulliciosa de todas las del archipiélago, con una vida nocturna considerable y una ofera de ocio que nada tiene que envidiar a alguna capitales europeas. La principal atracción de la isla de San Antonio, la más verde del archipiélago, son las caminatas en la zona de las Ribeiras, que abarcan los accidentados valles de la parte oriental de la isla, cerca de Ribeira Grande o en la región que va desde Porto Novo hasta Ribeira Grande.

Cabo Verde ni es un cabo ni es verde. Son diez islas en medio del Atlántico que son todo un paraíso por descubrir y al que el turismo de masas todavía no ha llegado. ¿A qué esperas para conocerlo?.

 

 

“Los resorts y hoteles en Cabo Verde de IBEROSTAR Hotels & Resorts ponen a disposición del cliente las mejores instalaciones y los servicios más cuidados para disfrutar de unas vacaciones en Cabo Verde con todo el encanto de este archipiélago en un espacio íntimo y exclusivo. “