MED_cidade_velha

El pueblo de Ribera Grande, hoy conocido como Cidade Velha, fue el primer pueblo fundado en el archipiélago de Cabo Verde, en 1462 por Antonio de Noli. Su situación estratégica lo convirtió en parada obligada de los viajes al nuevo continente, entre ellos, el tercero de Cristobal Colón a las Américas en 1498 y el de Vasco de Gama a la India en 1497, y le bastaron pocos años para convertirse en el centro del comercio de esclavos que provenían de Guinea Bassau y Sierra Leona. Algo menos de un siglo después de su fundación ya se había convertido en ciudad y empezó la construcción de grandes edificios, entre los que se encuentra la Catedral de Sé, que se terminó en 1693.

Pero su posición estratégica y su apogeo también la convertía en una perfecta diana para los piratas y ladrones que, durante años la saquearon hasta llevarla a su destrucción casi total. La ciudad era perfectamente defendible de sus ataques por mar, pero tenía un defecto estratégico importante: a pocos kilómetros de allí se encontraba Praia, un puerto de fácil atraque, que permitía las incursiones por detrás a la ciudad.  Así, a finales del siglo XVI, el corsario inglés Francis Drake saqueó la ciudad en un ataque devastador, lo que supuso la construcción del Fuerte Real de San Felipe para protegerla y evitar más ataques. Sin embargo, esta construcción resultó del todo ineficaz ya que, en 1712, el pirata francés Jaques Cassart la dejó prácticamente en ruinas y la hundió como ciudad.

Durante años, la localidad sobrevivió y dejó perder toda  la gloria de antaño, hasta que, en el año 2000, debido a su importancia histórica y a sus ricas tradiciones, se iniciaron los trabajos de preparación para su candidatura a Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Trabajos que dieron sus frutos ya que, el 10 de junio de 2009, fue catalogada como una de las Siete Maravillas de Origen Portugués en el Mundo, y el 26 de junio del mismo año, consiguió la declaración como Patrimonio de la Humanidad.

Entre los abundantes restos arquitectónicos de la ciudad, se ecuentra, en la Calle Banana, la primera calle urbanizada por los portugueses en los trópicos, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, la iglesia colonial más antigua del mundo, de estilo manuelino (correspondiente al gótico portugués). Destacan también la Catedral de Sé, que fue destruida casi completamente en el ataque de 1712, el Fuerte Real de San Felipe, que defendía la localidad desde 120 metros de altura, y el Convento de San Francisco, un concurrido lugar de culto, que también fue parcialmente destruido por el pirata Jaques Cassart.

Cidade Velha es, sin duda, un lugar fascinante para todo viajero que se sienta atraído por las grandes historias y de gran importancia para conocer la historia y el desarrollo del mundo occidental tal y como lo conocemos.

 

“Los resorts y hoteles en Cabo Verde de IBEROSTAR Hotels & Resorts ponen a disposición del cliente las mejores instalaciones y los servicios más cuidados para disfrutar de unas vacaciones en Cabo Verde con todo el encanto de este archipiélago en un espacio íntimo y exclusivo.”

 

 

img