El verano.

La estación más esperada, la época dorada del año… ese “lugar” en el que nos quedaríamos a vivir de forma permanente si fuera posible, ¿verdad?

Con más horas de sol, días más largos (y menos trabajo), vacaciones y planes divertidos, por no hablar de lo guapos que estamos un poquito más morenos, ¡y lo bien que nos lo pasamos! El verano nos hace brillar y saca lo mejor de nosotros, ¿te imaginas poder disfrutarlo todo el año? Nosotros sí: en IBEROSTAR siempre, siempre, siempre, es verano, ¡el espíritu de la estación más soleada vive en nuestros hoteles! Tú ya lo sabes: solo con irte de vacaciones puedes hacer “chas” y tele-transportarte a la felicidad.

Pensando en esto, nació Summerland.

Porque no todo el mundo tiene la suerte de que haya un IBEROSTAR cerca. Es el caso de Matti, el alcalde de Hemontekiön y también el de Svetlana, una agente inmobiliaria que trabaja en la costa norte de Rusia (- y que no consigue cerrar la venta de ningún chalet – ¡Ups! Creo que eso no podíamos contarlo…). Ellos sueñan con Summmerland, sueñan con el calor, la alegría y la vida que IBEROSTAR podría llevar a las heladas tierras que son su hogar, así que nos hemos puesto manos a la obra para solucionarlo: ¡vamos a llevar el verano a los destinos más gélidos del planeta! ¿Qué os parece? El primer proyecto será Berchtesgaden, el pueblo más frío de Alemania.

Si os pica la curiosidad podéis poneros al día en Summerland by IBEROSTAR , aquí encontraréis a Matti y a Svetlana, cada uno con sus historias, y también a Emil, que tiene un negocio de rayos UVA en Skalmodal, Suecia, y no está tan contento con la idea de que IBEROSTAR y el verano lleguen allí…

Pasad a conocerles y que lo sepan todos: donde está IBEROSTAR, ¡está el verano!