CAR_10 consejos para viajar a Cuba

La isla de Cuba está de moda. ¡Y no es para menos!. Los últimos acontecimientos políticos hacen que todavía sea más atractiva la idea de viajar a esta gran isla así que pasamos aquí a enumeraros unos cuantos consejos para que vuestro viaje a Cuba salga redondo.

· Enchufes: En Cuba se usan enchufes de estilo americano con dos clavijas planas. No obstante, en algunas las cadenas hoteleras más importantes cuentan con enchufes de tipo europeo. Lo mejor para no llevarse sustos es llevar un enchufe universal.

· Incluye botiquín en tu equipaje: Si vas a viajar por la isla más allá de La Habana y/o Varadero, no olvides incorporar a tu maleta/mochila todo lo que consideres necesario, incluido un buen botiquín. A veces puede resultar muy complejo hasta comprar un simple cepillo de dientes.

· Móvil: Como internet deja mucho que desear (desactiva el roaming de datos en Cuba, es inútil y te cobrarán una millonada), la mejor opción es utilizar un móvil prepago con un operador de tu país de origen (también se puede con uno local) y así tener a la familia tranquila llamándoles o enviando sms.

· Los pintorescos coches de los años 50: Ver pasar a los coches antiguos de la década de los 50 suena genial pero… ten en cuenta que no tienen cinturón de seguridad, ni aire acondicionado, las ventanas suelen estár rotas, el motor eructa humo y las puertas se abren de repente cuando el vehículo está en marcha. ;-)

· Los mejores sitios turísticos de La Habana: Las mejores atracciones turísticas de La Habana incluyen un paseo por el Malecón, La Habana Vieja, la propiedad de Hemingway en Finca Vigía y el Museo de la Revolución, donde se burlan de Ronald Reagan y de las presidencias de los Bush. El Museo Nacional de Bellas Artes tiene una impresionante colección que va desde retratos coloniales al arte pop del siglo XX.

· El transporte por la isla: El transporte por la isla es de lo más complicado. Las redes ferroviarias son prácticamente inexistentes o muy antiguas, los autobuses para turistas (Viazul) escasos (¡y no hablemos de los horarios!). Tienen taxis compartidos en los que varias personas se ponen de acuerdo para trasladarse de un lugar a otro compartiendo gastos. Eso sí, preguntad siempre al taxista directamente porque en las calles también os encontraréis gestores de viajes que querrán negociar los precios con vosotros y que pueden meteros en buenos líos…

· ¿El Tropicana vale la pena?: El espectáculo del Tropicana está en muchas de las listas top de La Habana. Si gastar casi cien dólares para ver bailarinas en vestidos de lentejuelas y enormes adornos sobre la cabeza te parece divertido, no dejes de ir. De lo contrario, trata de ver la escena musical de La Habana en la Casa de la Música. Es otra cosa.

· El agua siempre embotellada: En cuestiones de higiene, como en muchos otros países, tenéis que tener cuidado sobre todo si coméis en puestos callejeros o si vais a algún paladar (pequeños restaurantes de comida casera). Por lo demás, todo está adaptado y pensado para los ansiados turistas. Sin embargo, siempre tendréis que comprar agua embotellada (o tomar agua filtrada) si no queréis llevaros alguna desagradable sorpresa (¡ojo con los hielos, refrescos y cócteles!)

· El clima: Cuba cuenta con 2 estaciones: la seca (de noviembre a abril) y la lluviosa (de mayo a octubre). Asegúrate bien del tipo de viaje que vas a hacer. Si pretendes hacer un viaje de sol y playa, ten en cuenta de que la posibilidad de lluvia existe y que podría amargarte un poco las vacaciones. Normalmente las lluvias de la época húmeda son trombas tropicales que tras un par de horas escampan y vuelve a salir el sol, pero no siempre es así. También hay algunos huracanes que pasan por la isla y tormentas tropicales, que hacen que se prolongue algo más la duración de las precipitaciones. Si viajas en época de lluvia, lleva un impermeable.

 

 

“IBEROSTAR Hotels & Resorts cuenta con un gran número de hoteles repartidos por varias zonas de la isla de Cuba. Desde los destinos más conocidos, como Varadero, hasta zonas menos turísticas pero igualmente atrayentes, como Trinidad o la majestuosa capital de La Habana. Los alrededores de estos hoteles son espectaculares, con playas de arena dorada finísima, zonas llenas de naturaleza y edificios muy significativos de la historia de Cuba”