ps el pesquero palma foto by elviajero El País

Con sus siglos y siglos de historia como testigo de excepción, su indiscutible glamour y con rincones que son únicos en el mundo, Palma es un destino que siempre se reinventa, que sabe dar a cada visitantes lo que éste busca y que nunca deja de sorprender.

Más allá de ser famosa por su impresionante catedral gótica o por zonas ideales para amantes de la fotografía como el Passeig des Born, la Plaza de Cort o Dalt Murada, lo cierto es que nuestra capital tiene un indiscutible lado marinero que da a la ciudad parte de su esencia y que luce más bello que nunca cuando el sol se va a dormir.

Con la primavera como compañera de paseo, no hay una experiencia más agradable que la de tomar un cóctel (para abrir boca a esa cena bien mallorquina que te vas a regalar), un picoteo o una copa de ginebra mallorquina en alguno de esos templos de la Palma más marinera. ¿Te hace y mucho este plan nocturno pero no sabes por dónde empezar o qué rincones esconden esas vistas que no te puedes perder? Siéntate, relájate y disfruta de la lectura porque hoy te damos todos los detalles de esa Palma con sabor a mar.

Nuestra ruta nocturna por el lado más marinero de la capital balear comienza en el Restaurante Pesquero, un lugar pequeñito pero realmente encantador en el que podrás tomar algunas tapas riquísimas mientras disfrutas de la autenticidad del Moll Vell de la ciudad, con sus redes, sus utensilios de pesca y sus olor a mar. Ubicado en una de las mejores zonas del Paseo Marítimo, el Pesquero (como lo conocemos aquí) es una opción perfecta para estar a un salto de otros puntos de referencia de la ciudad.

Con el gusanillo haciendo acto de presencia en el estómago y tras disfrutar de una primera velada encantadora toca hincar el diente a algo más consistente y a poder ser también con vistas al mar. ¿Qué te parece cenar en la terraza de un primer piso con vistas al Mediterráneo, al Castillo de Bellver y a la zona de Santa Catalina de Palma? Ideal, ¿verdad? Sí, así es la terraza del restaurante El Náutico.

Ubicado en la terraza superior del Real Club Náutico de Palma, El Naútico se caracteriza por ser un lugar íntimo, encantador y con una cocina en la que se mezclan sabores mallorquines y gallegos (procedencia de su gerente). Por todo ello y por mucho más es un imprescindible para muchas de las celebrities que viven o visitan la isla. Si además tienes la suerte de visitarlo en época de regatas, te podemos asegurar que la experiencia es aún mayor.

Una vez que tengas el estómago lleno y entres en esa fase en la que te apetece disfrutar de la conversación, de la música de fondo, de las vistas y de unas copas entre amigos, toca poner rumbo a Varadero. Este bar restaurante no sólo es perfecto para quienes disfrutar del encanto nocturno de la ciudad sino que ofrece unas panorámicas únicas, con la Bahía de Palma a la derecha y la SEU (nuestra catedral) a la izquierda.

Nos encanta el toque marinero de Palma, ese que da esencia y sentido a parte de nuestra identidad. Con lugares únicos vinculados a esta tradición (como la Lonja o el Moll Vell), lo cierto es que nada mejor que respirar esas notas a mar en buena compañía y cuando la magia de la noche hace acto de presencia. Y si bien la capital siempre es referencia en todo, lo cierto es que hay otros puntos de la isla (muy cercanos a Palma) en los que te puedes impregnar de esta magia con olor a Mediterráneo. Lugares como el Arenal o Can Pastilla, dos zonas encantadoras en las que disfrutar y descansar con nuestro mar como testigo de excepción.