MED_Boavista El archipiélago de Cabo Verde, frente a la costa africana del Senegal,  está formado por diez islas. No hay modo de saber por qué se llama así, porque ni son un cabo ni hay casi verde en casi ninguna isla, con gloriosas excepciones. Boavista es la isla más grande del archipiélago y fue descubierta por los portugueses en el año 1460 y fue inicialmente bautizada con el nombre de San Cristóbal. Posteriormente, tras más de 150 años de olvido, la isla comenzó a ser popularmente conocida con el topónimo de Boa Vista, (hermosa vista), porque según se dice, así la comenzaron a llamar los marineros cuando, perdidos a causa de los vientos alisios, la divisaban. Boavista es la isla más grande del archipiélago y cuenta playas vírgenes kilométricas que son una sucesión infinita de dunas de arena blanca, salpicadas de cocoteros y palmeras de postal. Esta isla es perfecta si quieres disfrutar en soledad de la playa y del océano, su enorme extensión hace imposible que tengas vecinos de toalla! Si eres aficionado al windsurf ya sabrás que es uno de los lugares más interesantes del mundo para practicar este deporte, el océano y el viento se alían en Boavista para ofrecerte el impulso perfecto para disfrutar al máximo de este deporte. Las dunas son perfectas también para recorrer estas playas en quad, una experiencia sin duda inolvidable. Además Boavista es el segundo lugar en importancia en el Océano Atlántico para la reproducción y el desove de las tortugas marinas careta careta. Se organizan excursiones que te permitirán ver de cerca como estos preciosos animales se arrastran fuera del agua y realizan profundos agujeros para depositar los huevos. Al caer la noche, la vida retoma las calles de Sal Rei, la capital de la isla. Se encienden los braseros y los sonidos de la morna, una especie de blues caboverdiano nacido en Boavista, impregna el saudade (sentimiento) de los isleños y de los visitantes. Por el momento, se pueden contar todavía con los dedos de una sola mano los hoteles que hay en la isla. Nuestro resort IBEROSTAR Club Boa Vista se encuentra en un mirador natural excepcional, en mitad de la espléndida playa de Chaves donde cada año entre marzo y junio vienen con sus crías las ballenas jorobadas, unas de las de mayor tamaño del planeta. Sus doscientas habitaciones se reparten en un conjunto de villas de color pastel, inmersas en un inusitado jardín de hibiscos, buganvillas y todo tipo de plantas tropicales que se mimetiza con el paisaje circundante, cuajado de palmeras y acacias. Y donde rara vez falta la melancólica voz de Cesaria o la de alguno de sus aventajados seguidores.   Una excursión imprescindible: Visitad el Cementerio Hebreo con su Capilla en ruinas, para luego contornear el macizo rocoso llamado Rochinha y continuar hasta alcanzar la Costa de Boa Esperança, al Norte, siguiendo luego la playa hasta ver la carcasa del mercantil español Santa María, que encalló allí el año 1968 y allí sigue, varado en la playa.  

IBEROSTAR Hotels & Resorts cuenta con un lujoso hotel de 5 estrellas en Boa Vista: el hotel IBEROSTAR Club Boa Vista. Este hotel en Boa Vista le acerca pasiones tan agradables como cuidado personal en el spa & wellness, gastronomía nacional e internacional, deportes acuáticos o playas kilométricas. “