Receta Roberto Corna - IB Anthelia y Grand Hotel Salome

Este mes de marzo, descubriremos una deliciosa y curiosa receta italiana de la mano del jefe de cocina de IBEROSTAR Anthelia e IBEROSTAR Grand Hotel Salomé, Roberto Corna. Nacido en Bérgamo (Italia) y amante del tenis y de viajar, Corna lleva más de veinte años trabajando en España como jefe de cocina en restaurantes y en destacables hoteles, conociendo los mejores secretos para la elaboración de exquisitos platos.

Debido a su origen italiano, Roberto nos propone una receta muy famosa en este país y nos cuenta la historia de su origen. Se trata del tradicional carpaccio de carne, el cual fue creado en el Harris Bar, un establecimiento de Venecia. Según cuenta la historia, a mediados del siglo XX, una condesa italiana le solicitó a su propietario, Giuseppe Cipriani, un plato con carne cruda por prescripción del médico. Giuseppe creó lo que hoy conocemos como carpaccio, y cuando la condesa le preguntó por el nombre de tan exquisito plato, él levantó la vista al techo, donde había un fresco del pintor cuatrocentista Vittore Carpaccio que, por las similitudes cromáticas, le recordó a su plato y fue entonces cuando decidió llamarlo Carpaccio, y así se quedó hasta hoy en día.

Del Harris Bar de Venecia, este plato ha llegado a las principales cocinas de todo el mundo, y hoy podrá llegar a la cocina de tu casa gracias a la increíble receta que nos ha facilitado Roberto. ¿Nos ponemos manos a la obra? Como siempre, antes que nada, ¡los ingredientes! Al hacer la compra, no olvides lo siguiente:

-          Entrecot de ternera fresco y limpio de grasa

-          Salsa Worcester

-          Pimienta negra molida

-          Rúcula salvaje

-          Yema de huevo

-          Limón

-          Sal

-          Aceite de oliva

Una vez lo tenemos todo, comenzamos la elaboración de este plato, no os preocupéis porque es bastante sencilla. Los pasos a seguir son:

  1. Cortamos la ternera en finas láminas.
  2. Por otro lado, emulsionamos las yemas con unas gotas de limón y el aceite a hilo para elaborar la mayonesa. A continuación, le añadimos la salsa Worcester, la sal y la pimienta.
  3. Finalmente, disponemos de las láminas en un plato, lo aderezamos con la salsa y le añadimos la rúcula. Y, ¡listo! Fácil, ¿verdad?

Un plato sencillo, donde prima la calidad de la materia prima y, como siempre, el cariño al elaborarlo. Disfruta en casa de esta deliciosa receta con origen italiano y sorprende a tus invitados. ¡Gracias, Roberto!