dime_como_hablas

Malagueños, onubenses, sevillanos, granadinos, jienenses, gaditanos, almerienses… andaluces todos, sí, pero a poco que uno se haya movido por las 7 provincias y hablado tranquilamente con su gente, uno se da cuenta de las curiosas expresiones y palabras que nos hacen diferentes.

Si vas a un bar de un “boquerón”, que es como se llama a los malagueños, y no quieres ser un “zaborío”, debes saber que los cafés se piden por “mitad”, “nube” o “sombra”, que los bocadillos son “pitufos”, el embutido es “chacina” y el salpicón se pide por “pipirrana”. Eso sí, procura no darte una “pechá” a comer; estando tan “hinflao”, podrías pasar “fatiga” si al levantarte te das un “zarpajazo”.

Si vas a pasar el día a Sevilla con la “pítima” o idea fija de ser un “chichirivaina” o un don nadie, dirás que te encantan las camisas “a listas” y no a rayas, que esa “pollita” o niña está “seca” en vez de delgada y tiene los ojos color “celestes” en vez de azules.

No hables de “El Abuelo” en Jaén si no es para referirte a la figura de Nuestro Padre Jesús Nazareno, ni de “andrajos”, si no es para referirte a un rico guiso típico. Pruébalo en invierno, cuando hará “más frío que pelando rábanos” y a uno se le queda el cuerpo “arrecío”.

En Huelva, si eres de los que “saben más que Briján”, serás de los que coges “la dama”, no el autobús, para ir a la playa a volar tu “pandorga” o cometa, mientras te “emborrizas” entero de arena. Eso sí, ¡ten cuidado con las “aguamalas” o medusas!

Con los amigos, en Córdoba “te vas de perol” a tomar “varguitas”, que no tintos de verano, a ver si, con suerte, “te salen de gañote”. Tienes que saber que los vinos se piden por “medios” y que a las copas se les llaman “cacharros”. Si bebes, hazlo con moderación, que si no aparecerán las “chapetas” o mofletes “coloraos” y sin darte cuenta te verás diciendo “pegos”, que no tonterías.

Si vas a Granada, no metas “bulla” (o prisa) a nadie y usa bien las unidades de medida: “mijilla”, “mititilla”, “chispilla” y “chispitilla”. Aunque no lo creas, entre ellas hay mucha diferencia. Cuídate de lanzar comentarios poco oportunos o “bocanás” o nunca digas “patochás”, ya que podría estar mal visto.

Y si estás de viaje por Almería y, de repente, ves que tu camiseta ha perdido su color blanco, dirás que está “empercudía”. No te preocupes y “venacapacá” de tiendas. Pero ojo, no seas egoísta o “agonioso” y “arrambles” con todo.

Ahora que ya tienes tu listado de expresiones típicas para cada zona, puedes ponerlo en práctica cuando visites nuestros hoteles de Huelva, Málaga y Cádiz. ¡Te esperamos!