MED_De costa a costa Marruecos

La extensa y variada costa de Marruecos mide nada menos que 3.500 km. Dificilísimo escoger entre sus muchas playas porque, ¿con cuál te quedas?. Tiene desde las de aguas atlánticas a las mediterráneas, las playas más familiares a las modernitas con aire chillout, al borde de un acantilado o a orillas del desierto? Muy difícil elección, ¿verdad? Aquí os hacemos un repaso de punta a punta de su costa, para que elijáis la que más se adecue a vuestro gusto.

En la costa mediterránea el mar es dulce y tranquilo y las playas son más íntimas.  Encontraremos magníficas playas de arena fina y pequeñas calas resguardadas y a menudo desérticas. Algunas  se sitúan en los alrededores de pueblecitos pesqueros tradicionales, ubicados en zonas de paradisiaca naturaleza. Destacamos:

Tánger: Tánger dispone de agradables playas  a las afueras de la ciudad con chiringuitos donde comer o refrescarse a cualquier hora del día, pasear en camello por la orilla.

Tetuán: la Playa de Martil es la más famosa de las playas de Tetuán. Está solamente a 10 kilómetros de la ciudad. Es un pueblo que recobra vida en verano y recuerda a los pueblos costeros de levante con su ventajas e inconvenientes.

Alhucemas: La Bahía de Alhucemas cuenta con un sin fin de playas y calas diseminadas por la ciudad y sus alrededores. Famosa por la calidad de su arena y sobre todo de sus fondos marinos, hará las delicias de los amantes del submarinismo.

Saidia: O más conocida como la perla azul, esta pequeña y agradable población turística se encuentra a tan solo unos kilómetros de la frontera argelina. Cuenta con las playas más largas de Marruecos y se está consolidando como destino internacional al contar con una oferta hotelera de calidad, importantes festivales en verano y una curiosa mezcla de tradicionalidad marroquí con ambiente playero.

La costa Atlántica marroquí es mucho más diversa y poblada que la mediterránea. Va desde Tánger hasta Dakhla, en el extremo sur del Sáhara Occidental y en ella nos encontramos con ciudades tan importantes y cosmopolitas como Rabat o Casablanca, más tranquilas como Agadir o Essaouira. Destacamos

Asilah: La playa más famosa es la de Las Palomas o de las Cuevas en la que podrás disfrutar de un esplendido arenal bañado por aguas limpias y en tranquilidad.

Essaouira: También conocida como Mogador, esta antigua ciudad portuguesa, además de ser excepcionalmente bella y patrimonio de la Humanidad, cuenta con un sin fin de playas que atraen a numerosos viajeros, ya sea para practicar el windsurf o el Kitesurf o para tostarse al sol y deambular al anochecer por sus tranquilas calles.

Agadir: Las playas de Agadir son uno de los principales atractivos de esta ciudad costera. Son playas amplias, de arena fina y dorada, templadas aguas y cuentan con un clima benigno y cálido durante todo el año. Encontraremos playas aptas y apropiadas para el baño y otras más abiertas al océano que disfrutan de vientos constantes y grandes olas, ideales una vez más para los entusiastas del windsurf, kitesurf y surf.

Mirleft: Emplazada sobre un acantilado, la tranquila localidad de Mirleft cuenta con algunas de las playas más encantadoras y desiertas de todo Marruecos, entre las que destacan sobre todas, la famosa Playa de los Arcos, en la cercana población de Legzira.

¿Ya has elegido la tuya? Difícil, ¿verdad? ;-)

 

“Los hoteles que IBEROSTAR Hotels & Resorts tiene en Marruecos son oasis de lujo y confort de 4 y 5 estrellas, donde los huéspedes encontrarán todo lo que buscan durante su estancia. Disponen de acogedoras habitaciones y servicios de gastronomía, deportes y entretenimiento para todos los gustos.”