BRA_Altinha

Hay múltiples versiones sobre el origen de altinha, pero en lo que sí coinciden todas es en que este deporte no competitivo nació en las arenas de Rio de Janeiro en los años 60. Algunos dicen que primero surgieron los pases de pelota a orillas del mar -donde hoy se suelen ver las ruedas de altinha-, y como fueron prohibidos por la policía, en plena época de dictadura militar, estos grupos de amigos decidieron continuar su entrenamiento preferido -quien juegue percibirá que se torna adictivo-, en la parte de arena blanda, cerca del calçadāo, dentro de las canchas de voley, dando origen a otra modalidad también carioca: el futevolei, en el que se enfrentan dos duplas, y hoy se juega en todo el mundo.

¿En qué consiste este juego? La altinha o altinho, como también se le llama, se practica con un mínimo de dos personas y una pelota (de fútbol de playa). El objetivo del juego es no dejar la pelota caer, o sea, mantenerla en alto, de ahí su nombre. Los pases pueden hacerse con todas las partes del cuerpo menos las manos, brazos y antebrazos, como en el fútbol. La formación tradicional es en círculo, y su mayor cualidad es que todos juegan a favor de todos, y no en contra, como en la mayoría de los deportes. La creatividad en la forma de pasar la pelota es infinita, desde la “chilena” y la “bicicleta”, hasta pasarla con el hombro o incluso con el trasero o bum bum como lo llaman allí.

La plasticidad de los movimientos hace que uno pueda quedarse horas observando este juego que siempre fue practicado por jóvenes y cada vez más, por mujeres. Tanto es así, que desde 2010 se realiza el campeonato femenino de altinha Red Bull Roda de Bola, una atracción con público asegurado.

 

 

Brasil esconde un sinfín de tesoros naturales y culturales preparados para ser descubiertos. Los hoteles IBEROSTAR Hotels & Resorts en Brasil ofrecen el mayor confort y los servicios más completos para que familias enteras disfruten al máximo de su estancia en Brasil”