MED_Douz_2

La ciudad de Douz es el último oasis antes de un mar de arena que se extiende al sur de Túnez y que hipnotiza por su belleza . Lugar de encuentro de beduinos y tuaregs, antiguo asentamiento nómada, en la actualidad condensa toda la tradición de esta forma de vida. El mercado de los jueves es una buena muestra de ello. Los hombres azules acuden todas las semanas a comerciar con animales y hortalizas que cultivan en sus oasis, y los dorados dátiles de Douz, calificados por algunos como los mejores del mundo.

Pero, sin duda, el mayor de los atractivos es lo que está más allá de la sencilla puerta blanca, al sur de la ciudad: el desierto del Sáhara. No en vano, Douz se ha convertido en un destino turístico importante, ya que desde ella salen los paseos en dromedario por el desierto. Douz fascina porque alberga oasis y desierto a la vez. Y desde aquí se pueden realizar travesías de una o incluso diez noches por el desierto con mantas y comida para proveerse durante el camino. Puedes adentrarte en el desierto desde con los modernos quads o 4×4 hasta con los imprescindibles dromedarios.

A nosotros nos enamora la opción en dromedario. Dejarse llevar por el bamboleo incansable de estos animales extremadamente ariscos y complejos de controlar, ya supone una experiencia importante. Pero ver como el sol desaparece tras las dunas, cenar alrededor de una hoguera rodeados de arena y dormir varias noches bajo las estrellas, arropados por mantas (las temperaturas bajan extremadamente cuando se pone el sol),  es una de las experiencias más fascinantes que uno pueda llegar a tener.

 

Los hoteles en Túnez de IBEROSTAR Hotels & Resorts acercan al turista a vivir  experiencias únicas durante sus vacaciones en este país. La excelente ubicación de los hoteles IBEROSTAR en Djerba, Hammamet, Mahdia, Sousse, Zarzis y Tozeur constituye la mejor oportunidad de conocer en profundidad un país de gran cultura y belleza natural.”