MED_Mahdia

Localizada en una estrecha península en el centro oriental de Túnez, Mahdia, antigua capital imperial, emerge como una hermosa y tranquila localidad costera. Comparada con otros núcleos turísticos tunecinos, este mágico destino resulta menos bullicioso y masificado y ofrece la oportunidad ideal para unos días de absoluto relax.

Las playas de Mahdia son, según sus habitantes, las más hermosas de Túnez. Aguas de color turquesa, fina arena blanca y una refrescante brisa en verano hacen de esta costa un enclave privilegiado que se ha convertido en centro mundial del turismo de talasoterapia. La ciudad aglutina todo el encanto y el carácter milenario de Túnez; un mundo de colorido, aromas, sabores y tradiciones. Hay mucho por hacer y descubrir en Mahdia. Nuestro recorrido debe pasar obligatoriamente por la Gran Mezquita edificada a modo de fortaleza. Después pasearemos por el casco antiguo hasta su bella Medina, única zona que aún permanece en pie de la ciudad original y a la que accedemos a través de la espectacular puerta de Skifa el Kahia. Allí encontramos una inagotable oferta de su tradicional alfarería, tapices, especias, dátiles o sus míticas chaquetas bordadas. Otra destacada fortaleza del siglo XVI es Borj el Kebir. Situada en el punto más elevado de la península, ofrece una espectaculares vistas sobre las ruinas del Puerto Antiguo, que data de la época púnica y había sido tallado en roca. La Place du Caire gestiona el ritmo vital de la ciudad y se convierte en su punto neurálgico. Es absolutamente recomendable sentarse en alguno de sus bares, degustar un té y dejarnos llevar por la serenidad del entorno. El mercado que conduce hasta el puerto, el cementerio marino, la Puerta Negra de entrada a la ciudad, la Casa del Mar o el Palacio al-Qaim-bi-Amrallah son otras visitas fundamentales para conocer la rica historia y el legado de Mahdia. Los amantes de la arqueología, por su parte, no deben perderse la visita al coliseo de El Jem (a una hora de carretera) ya que se trata del más grande del mundo después del de Roma.

Uno de los aspectos más atractivos de todo el mundo árabe es su gastronomía, y Mahdia no podía ser menos. Aquí tendremos la posibilidad de disfrutar de infinidad de platos exquisitos y sorprendentes como un cuscús de pollo o cordero, unos dedos de Fátima (hojaldre relleno de pechuga y patata) un Tajine (tortilla de carne y patatas) o un Brick (triángulo de pasta relleno de atún y huevo). Bajo ningún concepto debemos dejar de probar el magnífico pescado fresco que encontramos en Mahdia. Doradas, salmonetes, caballas, sardinas… servidos a la plancha con una rodaja de limón.

En definitiva, Mahdia es historia, luz, tranquilidad, cultura y un litoral de ensueño. El destino idóneo para los que deseen relajarse mientras descubren el espíritu del Magreb.

 

IBEROSTAR Hotels & Resorts cuenta con un complejo vacacional de 5 estrellas con régimen Todo Incluido en Mahdia: el IBEROSTAR Royal El Mansour, situado en primera línea de una bella playa de aguas cálidas. En este lujoso alojamiento el cliente encontrará una exquisita oferta gastronómica, un completo programa de entretenimiento para toda la familia y unas estancias equipadas con todo lujo de detalles.”