Hoy nos sumergimos de lleno en una de las zonas turísticas más emblemáticas de España: la Playa de Palma, en Mallorca, un espacio donde, desde hace décadas, se reúnen cientos de visitantes cada año para disfrutar de sus vacaciones. Con una historia que habla de auge y declive, la Playa de Palma avanza en este nuevo siglo con ansias de volver a tocar el cielo y se ha propuesto ser el ejemplo de reconversión de zona turística madura en todo el mundo. Un reto nada fácil pero que, aunque no lo parezca, ya está en marcha.

El cambio es imparable (y necesario). La Playa de Palma quiere abandonar su fama de zona de turismo de segunda y colocarse como uno de los puntos de vacaciones más exclusivos del Mediterráneo. Más zonas verdes, nuevas áreas peatonales y paseos, nuevos clubes de playa a orillas del mar, espacios temáticos para cada tipo de turista y, sobre todo, luz, sol, Mallorca.

El proyecto de reconversión de la Playa de Palma ha puesto ya sus primeras piedras el pasado año, centrándose en mejorar la oferta de bares y chiringuitos de playa que hay a lo largo de todo su litoral. Sus 15 míticos balnearios que dividen este gran arenal en diferentes zonas vacacionales han empezado a hacer su singular lavado de cara, apostando por una oferta más temática, convirtiéndose en auténticos chill out que invitan a descansar, relajarse y disfrutar de una de las mejores puestas de sol de Mallorca.

Con un estilo moderno, de inspiración mediterránea, líneas y colores suaves, llenos de luz, cartas de aperitivos más saludables, propuestas de gastronomía gourmet, fiestas al atardecer, hamacas y tumbonas tipo balinesas y cócteles especializados, estos beach clubs conforman una de las rutas del verano más apetecibles de toda la isla.

A su alrededor, los hoteles y restaurantes de la Playa de Palma han tomado nota y están llevando a cabo importantes reformas para adaptarse a este nuevo concepto de destino turístico. La normativa de la reconversión señala que, de hecho, no se podrá abrir ningún hotel nuevo en esta zona que no sea de 4 o 5 estrellas. Y, con ese espíritu de superación en mente, nuestros hoteles en Playa de Palma han dedicado este invierno a reformar y renovar todas sus instalaciones.

Todos los que esta Semana Santa o este verano se hospeden en el IBEROSTAR Royal Cristina y en el IBEROSTAR Royal Playa de Palma recibirán una agradable sorpresa. Ambos hoteles han hecho una apuesta clara por el turismo de alta calidad, creando espacios que permitan vivir experiencias únicas. Áreas de relax y bares lounge, terrazas chill out, piscinas infinity, nuevas zonas de juegos para los niños, restaurantes de cocina creativa y menús personalizables, azoteas desde las que tomar el sol y contemplar la bahía de Palma en todo su esplendor… ¡Ya queda menos para el verano!

 

Los hoteles en Playa de Palma de IBEROSTAR Hotels & Resorts ofrecen además zonas, bares y restaurantes abiertos al público en general, con el objetivo de que los residentes en Mallorca también disfruten de esta nueva forma de entender el ocio y el relax en la bahía de Palma. Si estás paseando por el Paseo Marítimo, no dudes en probar alguno de los cócteles que se ofrecen en el Beach Club Sea Soul del IBEROSTAR Royal Cupido o reserva una comida o cena especial en su exclusivo restaurante. Podrás probar algunas de las especialidades más deliciosas de la cocina mediterránea o disfrutar de un original picoteo de sushi, tapas y todo tipo de cocinas del mundo. 

balnearios nueva playa palma