BRA-playas-salvador

Salvador de Bahía tiene una línea costera de 50 kilómetros de playas tropicales, cada una de ellas con su carácter particular que la hace casi única. Las playas de la Ciudad Baja están bañadas por la interminable Bahía de Todos los Santos, mientras que las de la Ciudad Alta, reciben las aguas del Océano Atlántico. La ubicación geográfica de unas y otras ya marca una importante diferencia, pero son las actividades sociales y culturales que se organizan en ellas las que marcan su carácter y su configuración.

Estas son sólo algunas de ellas.

Porto da Barra

Cuando los portugueses decidieron asentarse en la ciudad, lo hicieron en esta playa, la única de Ciudad Alta que está sobre la Bahía de todos los Santos. Famoso por sus increíbles atardeceres, en su arena se juntan tanto turistas como locales para disfrutar de un espectáculo natural difícil de ver en Brasil.

Farol da Barra

Junto a Porto da Barra es una de las playas con más historia de la ciudad. El Farol que le da nombre se erigió sobre la Fortaleza de Santo Antonio, que fue el origen de lo que es hoy Salvador de Bahía. Si bien sus aguas son tranquilas, recibe un fuerte oleaje, lo que la hace magnífica para el surf.

Ondina

Entre sus rocas se forman piscinas naturales y sus olas cambian con mucha facilidad en función de la marea. Es una playa en la que se ubican diversos hoteles, por lo que es una playa muy concurrida por el visitante y las familias que buscan todas la comodidades.

Amaralina

En el barrio del mismo nombre se encuentra esta playa tradicional, caracterizada por las altas que revisten las aguas di diferentes colores en algunas épocas del año. De arena blanca y oleaje perfecto tanto para familias como para surfistas.

Pituba

En la zona norte de la ciudad, es una de las más extensas de la ciudad. Su Quiosco de Bahianas es famoso por su aracajé y su agua de coco, además de contar con una gran oferta de bares y restaurantes en los alrededores.

Praia do Jardim dos Namorados

No es una playa apta para los baños, pero sí para la pesca y el surf. Rodeada por magníficos jardines, durante los fines de semana cuenta con una interesante feria de artesanía.

Playa de Jardim de Alah

Separada de la anterior por un río, es una playa de piscinas naturales formadas por las rocas de su litoral. El baño es perfecto gracias a su baja marea.

Playa de Itapuã

Itapuã es una playa mítica, ya que fue reducto bohemio de los año 70. A ella le cantaron Vinicius de Moraes, Dorival Caymmi o el gran Caetano Veloso. A media tarde es obligatorio sentarse en uno de los bares cerca del faro para tomar una cerveza helada o un bocadillo de Cira, una famosa bahiana de acarajé. Eso sí, de noche no es el lugar más seguro del mundo.

Stella Maris

Una preciosa playa decorada con un magnífico paisaje de palmeras sobre la arena. Además, es perfecta para el esnórquel, gracias a sus magníficos fondos de coral.

Flamengo

Es la más alejada, justo antes del munificio Lauro de Freitas. Al estar lejos del centro, es la que cuenta con un ambiente más natural y es la más tranquila de las playas de Bahía.

 

Para refrescarse: Las playas de Salvador de Bahía tienen una característica común: las conocidas barracas. Estos locales de madera construidos sobre la playa adornan las playas y ofrecen al visitante un plus más a este paraíso de arena y agua.

 

IBEROSTAR Hotels & Resorts cuenta con 2 complejos vacacionales de 5 estrellas con régimen de Todo Incluido en Salvador de Bahía: el hotel IBEROSTAR Praia Do Forte y el hotel IBEROSTAR Bahía Ambos hoteles acercan al visitante a unas vacaciones perfectas en Brasil en un bello entorno natural.”