MED_stavromenos_creta

“Creta, isla bañada por un mar púrpura, rica, bella y populosa, muchos son los que habitan sus noventa ciudades, muchas son su lenguas”. Las palabras de Homero, en La odisea, escrita el año 700 aC, pueden ayudar a formarse una idea de lo que el visitante se encontrará en esta isla griega. Histórica, mediterránea, viva y con unas playas que no tienen nada que envidiar a las que se encuentran en la otra punta del globo terráqueo. Sus ciudades, en continuo desarrollo, contrastan con los pueblos que aún mantienen ese espíritu tan del mar que los rodea, pausados la mayor parte del año y bulliciosos en fiestas, acostumbrados a vivir entre los vestigios de civilizaciones milenarias que pusieron muchas de las bases de la sociedad actual.

Al norte de la isla, se encuentra  la ciudad de Rethimnon o Rethymnon, la tercera más imporante de Creta, refugio de intelectuales y eruditos tras la caída de Constantinopla, llena de mezquitas turcas y con una importante fortaleza veneciana que data del año 1573. En la región, de paisaje salvaje y fértil típico de Creta, en la parte este de la bahía que que da nombre a la ciudad, se encuentra la pequeña villa de Stavromenos, un pueblo en los que el viajero podrá sentir el calor de la auténtica filosofía mediterránea, tan buscada y añorada por algunos. En él, el devenir diario se mueve despacio, con el sol, olvidando el estrés de otras zonas y el ambiente de masificación turística de otros lugares. Salpicado de villas, muchas de ellas se alquilan en verano, y los establecimientos justos para que sus habitantes tengan cubiertas todas las necesidades, es un destino poco conocido, pero mucho más que correcto para unas vacaciones de desconexión total.

Pero, si algo llama la atención de Stavromenos es que forma parte de la Bahía de Rethimnon y, por tanto, es uno de los pueblos que quedan bañados por sus playas de arena dorada y paz absoluta. Pocos son los que se alejan de la gran ciudad, así que el visitante de esta pequeña localidad pordrá disfrutar del silencio sólo truncado por las olas y de la calma de un lugar que serviría para el retiro de los que se quieran alejar del mundanal ruido.

Además, en las dos colinas que rodean el pueblo, se encuentran restos de dos yacimientos que demuestran que existía una pequeña aldea en la zona. Los objetos hallados en las excavaciones, que pueden verse en el Museo Arqueológico de Rethymnon situado frente a la puerta principal de la Fortaleza y que expone piezas de los yacimientos de toda la zona desde la edad de piedra hasta los periodos minoico y helénico, han sido datados del siglo V aC.

 

No te pierdas: Si eres de esos viajeros a los que les gusta probar las especialidades típicas de la región, la Taberna Kehagias es el lugar idóneo para hacerlo. Clientela local y platos de gastronomía local, para un establecimiento familiar muy recomendable.

 

“El grupo IBEROSTAR Hotels & Resorts cuenta con 2 hoteles en la isla de Creta, con opción de alojamiento en régimen de Todo Incluido. Estos hoteles ofrecen todo lo que los visitantes buscan durante sus vacaciones en la isla griega”