ponche_1

 

A todos nos encantan las fiestas nocturnas, pero a veces, con el cansancio que acumulamos durante el día, estamos agotados para afrontar la noche con fuerza y energía.

 

Por ello, te proponemos organizar una fiesta distinta, que comience a mediodía y termine a última hora de la tarde, una fiesta que dure tantas horas como una noche entera pero disfrutada a plena luz del día, con todas las energías de los invitados concentradas en pasarlo bien y divertirse.

 

Para este tipo de fiestas, es esencial que siempre tengas bebida y comida que pueda degustarse a cualquier hora. En este sentido, los aperitivos, snacks, bocadillos, sándwiches, hamburguesas, ensaladas y parrilladas serán tus principales aliados.

 

Para beber, te proponemos comenzar la fiesta con una bebida generosa, que tus invitados puedan servirse ellos mismos: el ponche mañanero, típico de la República Dominicana. Así es cómo se prepara:

 

Ingredientes

- 2 huevos

- 1 lata grande de leche evaporada

- 1 lata pequeña de leche condensada

- 11/2 taza de agua

- 1/2 c/c de canela molida

- 1/8 c/c de nuez moscada molida

- 1 c/s de ron

 

Preparación:

 

Bate las claras y yemas por separado y reserva. Pon en un cazo al fuego la leche evaporada y la condensada,
 el agua, la canela, la nuez moscada y el ron.
 Deja hervir durante dos minutos. Incorpora la yemas y claras moviendo constantemente y deja hervir 5 minutos más. Servir frío o a temperatura ambiente.

 

Pon el ponche en una ponchera y deja que tus invitados se lo sirvan ellos mismos con un cazo.

 

Comprobarás que el ponche mañanero es la mejor forma de comenzar una fiesta diurna: abrirá el apetito de tus invitados, a la par que sus ganas de hablar y pasarlo bien.

 

Durante el día introduce otras bebidas en la fiesta, tanto con alcohol como sin él, pero puedes dejar siempre el ponche ya que, si bien es aconsejable tomarlo por la mañana, verás que tus invitados lo tomarán durante toda la fiesta.

 

Al finalizar el día estaréis todos agotados, pero de haber disfrutado y reído, y podrás dejar la noche para recoger y descansar, algo que saborearás tanto como el buen día que habéis tenido.