MED_PaseoPorSofia

Sofía es ciudad de corte clásico decimonónico con rasgos imperecederos de los tiempos no tan lejanos del comunismo, que custodia joyas bizantinas u otomanas ancladas en el pasado. Es también una ciudad de contrastes,  donde modernísimos ‘pubs’ y hoteles compiten con los destartalados y rectilíneos bloques soviéticos, donde los Porsches adelantan a los viejos autobuses e incluso a los vehículos tirados por caballos, que todavía queda alguno.

La ciudad adquirió el nombre de Sofía a finales del siglo XIV, adoptando el nombre de su símbolo y templo principal, la Basílica de Santa Sofía de obligada visita. Sofía conserva muchos monumentos valiosos de las grandiosas épocas del pasado. Caminando por la capital, puedes ver los restos expuestos de la Puerta Oriental de Serdica – Sredets, que data de los siglos II – XIV. Las ruinas se encuentran en el paso subterráneo entre la Presidencia y el Consejo de Ministros, y alrededor de ellos hay muchas tiendas donde se pueden comprar souvenirs tradicionales búlgaros y su famosa agua de rosas.

Junto a Santa Sofía está el templo monumental de San Alexander Nevsky, que es uno de los símbolos de la capital y uno de los lugares preferidos por los turistas. La iglesia más antigua de Sofía es la Rotonda San Jorge. Se cree que fue construida en el siglo IV, durante el reinado del emperador Constantino el Grande. Muy cerca de la Rotonda, en el paso subterráneo que conduce a la estación de metro “Serdica”, se encuentra el templo de Sveta Petka Samardzhiyska, que fue construido en el siglo XI. Otro lugar de interés cristiano que está cerca es la catedral católica San Yosif. Caminando por la zona, los visitantes no pueden perderse la mezquita Banya Bashi, edificada en el siglo XVI. No muy lejos se encuentra la Sinagoga, que cuenta con un museo. No hay ninguna otra ciudad en Europa en la que en un espacio tan pequeño se concentren, tan cercanos unos a otros, los centros religiosos ortodoxos, católicos, judíos y musulmanes.

Como capital de Bulgaria, Sofía continuamente es anfitriona de muchos eventos culturales, musicales, deportivos. El Palacio Nacional de Cultura, los estadios y las grandes salas de la ciudad albergan numerosos conciertos de famosos grupos y cantantes. Los numerosos teatros y galerías de Sofía ofrecen un programa interesante y variado.

En los alrededores de Sofía, en la ciudad de Ihtiman y Ravno Pole, hay dos campos de golf que ofrecen perfectas condiciones para practicar este deporte ya muy popular en Bulgaria. La montaña Vitosha es el lugar favorito de los esquiadores y snowboarders en invierno, y en verano es el lugar más popular para excursiones y senderismo. Dentro de los territorios de la montaña se encuentra el Parque Natural de “Vitosha”, que es el parque más antiguo de la Península Balcánica.

Además Sofía es una ciudad con un turismo de SPA muy bien desarrollado. Los recursos minerales que hay en el cercano complejo de Bankya ofrecen excelentes condiciones para el tratamiento, la recreación y el bienestar.

Un secreto, si quereis probar los mejores dulces de la ciudad, es de obligada visita Villa Rosiche, una cafetería que al entrar en ella, aunque está en pleno centro de la ciudad, te olvidas del mundanal ruido, con un ambiente cálido muy especial y unas terrazas bellísimas. Todo un placer para la vista y el paladar!

En definitiva, en Sofía no te aburrirás, ¡hay tanto que ver y tantas actividades que puedes hacer que no hay excusa!

 

“El hotel IBEROSTAR Sunny Beach Resort es un complejo hotelero de 4 estrellas con Todo Incluido en el mar Negro. Este hotel, situado en primera línea de Sunny Beach, es la opción perfecta para descubrir Bulgaria durante unas vacaciones en familia. “