torrijas_1

Si quieres disfrutar de una auténtica Semana Santa, no puedes dejar pasar la oportunidad de comer una buena Torrija, cuyos orígenes se remontan nada más y nada menos que al siglo XV. Su asociación a la Cuaresma se debe a la necesidad de aprovechamiento del pan sobrante, que, como es un periodo en el que los católicos no pueden comer carne, era por ello menos consumido.

 

Hay tantas torrijas como Semanas Santas. Si bien la torrija tradicional lleva pan, leche, canela, azúcar y huevo, nos encontramos también con torrijas de vino, de miel, torrijas vegetarianas que sustituyen la leche de vaca por soja y los huevos por harina… Además, en cada país se prepara de forma distinta, y tienen distinto nombre: “Pain perdu” en Francia,  ”Arme Ritter” (caballeros pobres) en Alemania, “Pavesen” en Austria, “Fotzelschnitten” en Suiza, “bundás kenyér” en Hungría, “Rebanadas” en Portugal, “Tostadas francesas” en Reino Unido, Colombia, Chile, Ecuador y Perú, “torrejas” en Guatemala, Argentina, Uruguay, Honduras o El Salvador.

 Aquí os enseñamos a preparar unas originales Torrijas Caramelizadas con espuma de leche merengada.  

Ingredientes

 - 1 barra de pan
 (duro, del día anterior)

- 1 litro de leche entera


- 1 rama de canela


- 1 piel de limón


- 100 g de azúcar


- 2 huevos


- Aceite de girasol


- Canela molida

- Azúcar

 

 Preparación

 

Empezamos preparando la leche emulsionada. Ponemos la leche en un cazo y le añadimos la canela y una piel de limón (a poder ser sin la parte blanca, así que la cortamos bien fina y superficialmente). Una vez que la leche haya hervido, retiramos y añadimos el azúcar, removemos bien sin rascar el fondo por si se ha pegado un poco la leche. Dejamos que se enfríe y después retiramos la canela y el limón. A continuación cortamos el pan en rodajas de unos 2 cm o 2,5 cm. El pan tiene que ser duro para que no se rompa al remojarlo en leche. A continuación las remojamos unos minutos por ambos lados con parte de la leche. Ponemos abundante aceite a calentar. Pasamos las torrijas por huevo batido y las freímos hasta que estén doradas por ambos lados. Retiramos y las pasamos a papel absorbente para que chupe el aceite. Mezclamos en un plato azúcar y canela molida (dos c/c de canela por 100 gr de azúcar) y rebozamos las torrijas. Finalmente las colocamos en una fuente y las regamos con el resto de la leche emulsionada. Se recomienda servirlas frías.

 

Bebida: Oporto o Moscatel.

 

Las torrijas es un alimento de origen humilde que satura pronto al comensal, por ello no te las comas tu solo y comparte con tus amigos y familia este sabroso plato. Contad cómo habéis vivido la Semana Santa cuando erais pequeños o cuando habéis estado de vacaciones en otros países, y te darás cuenta de que hay tantas Semanas Santas como toriijas y personas.