Te_2

El té a la menta es originario de Marruecos, y está extendido por todo el Magreb. Se consume a lo largo de todo el día y es la bebida que se ofrece habitualmente al invitado como muestra de hospitalidad. Se le atribuyen virtudes digestivas, tonificantes y diuréticas.

 

Te proponemos un plan de lo más exótico: una tarde de té a la menta con tus más allegados, en un ambiente relajado y zen. Compra velas pequeñas y repártelas por el salón. Prepara una sisha de manzana y ponla al lado de una mesa baja con cojines en el suelo, donde se sentarán tus invitados. Pon música relajante y sirve el té en pequeños vasos de caña, plateados y decorados con diversos colores.

 

Esta es la receta del té a la menta: 

Ingredientes

- Caja de te

- Azucar

- Incienso

Preparación

Te de menta morisco.

En una cafetera pon 3 cucharas de OOLONG tea (no sobres), 2 cucharas de hojas de menta secas y 1/2 taza de azucar, llena de agua hirviendo hasta el borde, deja reposar durante 5 minutos. Mueve la infusion y prueba si esta lo suficientemente dulce, sirvelo en vasos de cristal. Mientras que los invitados toman el te puedes volver a anadir 1 cucharilla de te y 2 de azucar, echar agua hirviendo, 5 minutos de reposo, mover de nuevo, probar otra vez y listo para servir.

 

Te recomendamos preparar esta bebida, que prácticamente es la más popular después del agua, para antes o después de las comidas. En algunas ocasiones, si la estación es la adecuada, puedes añadir algunos capullos del árbol del naranjo. Te relajará a ti y a tus invitados y despertará la mejor de las conversaciones.