Santiago de Cuba vive su propio carnaval todos los años entre el 3 y el 9 de Julio.  Estas son unas fechas perfectas para visitar Santiago de Cuba, porque durante estos días la ciudad se viste de fiesta. Las plumas, las lentejuelas, la música, el ritmo y la alegría toman las calles y plazas de Santiago.

La Fiesta del Fuego es conocida también como el Festival del Caribe. Cada año tienen un país caribeño como invitado especial y se unen multitud de bailarines y músicos de distintos países a los cubanos, haciendo que la fiesta sea una explosión de culturas y diversión durante los 7 días que dura el festival.

Como cada año, en las calles y plazas de Santiago se sentirá el compás de la conga y el son cubano, además del calipso, la tumba francesa, el reggae, el merengue, la cumbia, el kompa haitiano o el zouk de Martinica y Guadalupe entre otros muchos ritmos. El carnaval dura hasta bien entrada la madrugada ya que toda la ciudad se anima a salir de fiesta a bailar y tocar instrumentos y se hace muy difícil parar!

Hay desfiles por el Parque Céspedes –el principal de la ciudad– y el centro histórico de Santiago de Cuba. En los días que dura este festival la danza, la poesía, el teatro y la música se complementan mediante la realización de charlas y mesas redondas ofrecidas por expertos, donde comentan sobre la historia y tradiciones que entrelazan a los pueblos del Caribe. Tal como señalan sus organizadores: la Fiesta del Fuego no es un evento de grandes estrellas, sino que su centro lo constituyen las más notables expresiones de la Cultura Popular.

Y, sin lugar a dudas, lo mejor de la fiesta es que es posible compartir este momento con el auténtico pueblo cubano que nunca dejará de mostrar su hospitalidad hacia los invitados que llegan de todas partes del mundo para ser parte de un suceso que ya se ha convertido en parte de la cultura del país.

 

“IBEROSTAR Hotels & Resorts cuenta con un gran número de hoteles repartidos por varias zonas de la isla de Cuba. Desde los destinos más conocidos, como Varadero, hasta zonas menos turísticas pero igualmente atrayentes, como Trinidad o la majestuosa capital de La Habana. Los alrededores de estos hoteles son espectaculares, con playas de arena dorada finísima, zonas llenas de naturaleza y edificios muy significativos de la historia de Cuba. “