CÓMO ELABORAR EL GIN TONIC PERFECTO…

 

Hay muchas formas de preparar un Gin Tonic y son muchos los detalles que hay que tener en cuenta. Pero sin necesidad de ser un maestro, puedes aprender a preparar un Gin Tonic en casa y sentirte como una verdadera estrella.

 Lo primero que necesitamos es un VASO. El más apropiado es el ancho y corto, aunque también puede servir una copa balón. Básicamente la Ginebra necesita una boca ancha para que se oxigene y desprenda todo su arsenal de aromas.

 Otro imprescindible es el limón verde, más conocido como lima. No eches el zumo de la lima porque mata las burbujas de la tónica y el Gin Tonic pierde parte de su gracia. Lo que necesitamos es la esencia y el espíritu de la lima que se encuentra en la cáscara. Pela la lima, estruja la cáscara encima del vaso, pásala por el borde de la copa y déjala en el interior del vaso. También se puede añadir un gajo de la lima en la bebida posteriormente.

 ¿Qué más hace falta? Hielo, por supuesto, mucho hielo. Todo lo que haga falta para llenar el vaso. Si es posible, haremos hielo con agua de mineralización débil mejor que con agua del grifo.

Llegamos a la Ginebra. Las opciones son múltiples, así que elige tu ginebra preferida y viértela en el vaso. Para saber la cantidad perfecta cuenta tres segundos mientras la sirves o, lo que es lo mismo, di en voz alta eso de 1001, 1002, 1003. Hazlo a cierta distancia de la boca del vaso para que se oxigene bien.

 Finalmente añade la tónica llenando el vaso hasta arriba y remueve el cóctel con el mango de una cuchara para darle un poco de vida a las burbujas pero sin pasarte, no sea que acabes con todas ellas.

 Y si ya eras un experto en elaboración de Gin Tonics, anímate y cuéntanos cómo lo preparas tú. ¿Alguna sugerencia?