Ingredientes

- 1 cebolla

- 1 ajo

- Aceite de oliva

- Almejas

- 1 rama de perejil

- 1 hoja de laurel

- 1 cucharada sopera de harina

- 1 vaso de vino blanco

- 1 pizca de pimenton dulce

- 1 pizca de pimienta blanca

- Sal

Preparación

Limpiar muy bien las almejas.

Poner en una olla la cebolla bien picada y dejar dorar, con cuidado de que no se queme. Agregar el ajo y el perejil picados y dejar que se hagan a fuego lento. Cuando casi esten, anadir el pimenton y el laurel y dejar que se acaben de hacer.

A continuacion, anadir el vino blanco y la harina. Remover bien para que la harina no forme grumos y la salsa vaya espesando.

Anadir las almejas. Sazonar con sal y un poco de pimienta blanca y dejar hervir unos minutos, removiendo para que se vayan abriendo.

Anadir un poco de agua en caso necesario para que al final la salsa tenga cuerpo, pero quede ligera y no demasiado espesa.

Consejos

Se pueden dejar las almejas en remojo la noche anterior en agua fria con una pizca de sal para que suelten la arena. Hay a quien le gustan picantes, en cuyo caso se anade una pizca de pimenton picante junto con el pimenton dulce.