Pocos, muy pocos jugadores serán recordados en la historia del Real Madrid por un sólo gol como lo es Pedja Mijatovic. El 20 de mayo de 1998, en el minuto 68 de la final de la Copa de Europa contra la Juventus de Turin, el montenegrino marcaba el tanto decisivo que entregaba la victoria al equipo blanco, devolviéndoles la gloria tras 32 años sin ganar una Copa que consideraban suya.

El día que se consagró como “héroe de la Séptima” Pedja Mijatovic tenía 29 años. Hacía apenas cinco que había llegado a España con una larga trayectoria futbolística llena de triunfos en Serbia y Montenegro, países por aquel entonces integrantes de la antigua Yugoslavia.

Podríamos decir que personajes como Mijatovic ayudaron a poner el nombre de Montenegro en el mapa. Pero a pesar de su apasionante historia, su riqueza natural y hermosa costa, hoy día Montenegro sigue siendo hoy un gran desconocido para muchos.

La diversidad cultural es el principal valor de este país situado entre Albania, Bosnia, Herzegovina, Croacia y Serbia, colgado del Adriático. Ciudades como Kotor enamoran al viajero con sus estrechas callejuelas de fuerte influencia veneciana y rodeadas de impresionantes murallas medievales. Su pintoresca bahía, popularmente considerada el fiordo más meridional del Viejo Continente (aunque en realidad no sea sino el cañón sumergido del desaparecido río Bokelj) es también culpable de que esta zona atraiga cada vez más turistas año tras año.

Y si lo que estamos buscando es tumbarnos al sol sobre arena fina y bañarnos en esas aguas de increíble color azul que caracterizan al Adriático, no podemos perder la ocasión de reservar unos días en la zona de Budva y Petrovac, donde se concentran las mejores playas del país, restaurantes para satisfacer a los paladares más exigentes y una vida nocturna frenética.

Hace veinte años deportistas como Mijatovic ponían rostro a un país por aquel entonces en busca de su propia identidad, pero no cabe duda de que hoy día Montenegro es un destino con personalidad propia, cada vez menos desconocido. ¿Os animáis a descubrirlo?

Si os animáis descubrir Montenegro, el hotel Iberostar Bellevue os dará la posibilidad de disfrutar de este increíble país con mayor confort y los servicios más completos.

Foto | Grigory Gusev