Pónganse en situación. Se encuentran en una isla paradisiaca. El mar azul, cristalino y de temperatura ideal a un lado, palmeras y pequeños alojamientos llenos de hamacas y tumbonas al otro. Fantástico. Tan tranquilo que no hay ni carreteras por lo que se puede pasear a lo largo de las orillas de la playa durante kilómetros. ¿No está mal, verdad? Y ahora, ¿como llegas a tu alojamiento con tu equipaje?

Reconozcámoslo. No todos tenemos el privilegio de un cuerpo fornido sobre el que cargar las maletas y mochilas de las vacaciones y aunque lo tengamos, puede que no sea la mejor opción el arrastrar el equipaje sobre la arena volviendo sus clásicas ruedecitas una azada sobre el terreno. Pero ¿y cual es la solución? O solo está este destino al alcance de unos pocos mochileros de equipaje ligero.

Los propios habitantes de la isla de Morro de Sao Paulo, a 40 minutos de ferry de Salvador de Bahía, han encontrado la solución. Carretillas-taxi. Lo del taxi no deja de ser una gracia con bastante sentido, porque en ellas se cargan maletas, mochilas y hasta alguna que otra persona dispuestos a hacer de arterias del equipaje en la playas de la zona. Desde el embarcadero hasta tu destino, allí estárán dispuestos a bajar la bandera y hacer una carrera. Eso si, lo de colocar el nombre de taxi al revés para que se pueda leer por retrovisores imaginarios, no le acabé de encontrar explicación más allá del innato sentido del humor de los brasileños. Seguiremos investigando.

Si buscas alojamiento para conocer los encantos de  Salvador de Bahía y su gente, Iberostar Hotels & Resorts cuenta allí dos hoteles, ambos situados en la preciosa Praia do Forte, el Ibrostar Praia do Forte y el Iberostar Bahía. ¿Qué más se puede pedir para que una estancia sea perfecta?