Nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1843, Benito Pérez Galdós es el mayor exponente de la novela realista en España y uno de los mayores escritores de nuestra lengua. Desde sus impecables Episodios Nacionales a Fortunata y Jacinta, Miau o El Abuelo, Galdós supo reflejar en cada una de sus novelas y obras de teatro la realidad de la sociedad española de una forma descarnadamente natural y sin aditivos, convirtiéndose así en el cronista de una época.

Aunque lejos de su isla natal desde que a los 19 años se trasladase a Madrid para estudiar Derecho, Galdós siempre conservó en un lugar de su corazón la isla donde creció y comenzó a escribir sus primeros ensayos y cuentos. Él mismo se refería a su tierra como la “musa canaria” que le proporcionaba los recuerdos de infancia de los que se nutrieron algunos de sus escritos, y es en esa misma tierra donde mejor encontramos hoy la posibilidad de retrotraernos a ésta y todas las etapas de su vida, visitando su Casa-Museo.

Ubicada en el barrio de Triana, en un excelentemente conservado inmueble del siglo XIX distribuido alrededor de dos patios centrales, la casa natal de Galdós es hoy un interesante museo que nos permite introducirnos en el ambiente más íntimo del escritor a través de varias reproducciones de sus hogares en Las Palmas, Madrid y Santander. Sus diferentes salas exponen muebles originales además de fotografías, instrumentos musicales y otros objetos personales que recrean los espacios donde fueron concebidas algunas de sus obras.

La casa natal, junto al Centro de Estudios Galdosianos situado en el edificio contiguo, se ha convertido así en un lugar de referencia mundial destinado al estudio y la difusión de uno de los autores más importantes de nuestra literatura. Pero no es el único espacio dedicado a la cultura que en esta ciudad lleva el nombre del escritor.

Muy cerca, el Teatro Pérez Galdós inaugurado en 1890 y declarado Monumento y Bien de Interés Cultural en 1994, es tras sus numerosas rehabilitaciones uno de los teatros más modernos de España y un lugar privilegiado donde asistir a una representación, un concierto o una ópera. Si no tenéis la suerte de coincidir durante vuestro viaje con algún espectáculo de vuestro interés, una visita guiada os abrirá sus puertas a su patio de butacas.

Para disfrutar de Gran Canaria, la mejor opción es alojarse en el Iberostar Costa Canaria, el hotel Solo Adultos con el que Iberostar Hotels & Resorts cuenta en Maspalomas.

Foto | Wikimedia Commons