Cuando en el año 123 a.C las naves de Quinto Cecilio Metelo se aproximaron a las Islas Baleares en una expedición destinada a su conquista, fue recibido a pedradas por parte de los honderos, célebres guerreros insulares conocidos en todo el Mediterráneo.

Sin embargo, la bravura de los antiguos baleáricos no evitó que, tras dos años de campaña, el cónsul romano se hiciese con el control del archipiélago, sometiendo a sus habitantes y trayendo consigo a más de 3.000 hispanos peninsulares que fundaron sus propias ciudades, siendo Palma y sobre todo Pollentia las dos principales.

Hoy día la antigua Pollentia es el tesoro arqueológico de Mallorca; un lugar donde conocer y valorar el rico patrimonio dejado por los romanos durante los casi 700 años que se prolongó su presencia en el archipiélago. Las sucesivas excavaciones realizadas desde la década de 1920 han sacado a la luz un conjunto de construcciones que, por su importancia histórica, se convierte en el plato fuerte de los viajes a esta hermosa isla.

Los tres puntos a visitar son La Portella, zona residencial donde encontramos los restos de tres casas romanas cuyas plantas todavía permiten distinguir la distribución de sus estancias; el Foro, con el Templo Capitolino y una zona de tabernas; y el Teatro, excavado en la roca y sobre cuyo suelo se distinguen los restos de una necrópolis.

Pero lo mejor de todo es que la antigua ciudad romana de Pollentia se encuentra muy cerca de Alcudia, municipio que además de permitirnos seguir viajando por la historia en el Museo Monográfico de Pollentia o con la visita a sus murallas medievales, cuenta con algunas de las mejores playas de la isla: largas y de fina arena como la playa de Alcudia o pequeñas y de cantos rodados como la playa de Alcanada, ideal para aquellos que busquen algo más de tranquilidad.

La oferta se completa con actividades para todos los gustos: rutas de senderismo o bici, deportes acuáticos, campos de golf e incluso la posibilidad de hacer parapente. Si los antiguos romanos encontraron sus formas de divertirse, nosotros no vamos a ser menos, ¿verdad? Una cosa es segura: en Alcudia no hay lugar para el aburrimiento.

Si queremos disfrutar de todo este y mucho más durante unas espléndidas vacaciones en Alcudia, qué mejor que optar por uno de los hoteles que Iberostar Hotels  & Resorts tiene en este pintoresco pueblo de Mallorca.

Foto | Wikimedia Commons