Para entender al protagonista de “Sueño de una noche de invierno, la película de hoy, nos vendrá bien el breve significado que nos aporta Wikipedia del autismo:

“Espectro de trastornos caracterizados por graves déficits del desarrollo, permanente y profundo. Afecta a la socialización, la comunicación, imaginación, planificación, reciprocidad emocional y conductas repetitivas o inusuales. Los síntomas, en general, son la incapacidad de interacción social, el aislamiento y las estereotipias (movimientos incontrolados de alguna extremidad, generalmente las manos).”

(Ver Autismo en Wikipedia)

En esta película, Lazar, el protagonista vuelve a su pueblo tras haber estado en la cárcel una larga temporada, acusado de asesinato. A su regreso, encuentra en su casa a una mujer separada llamada Jasna y a su niña pequeña, que padece autismo y con la que el protagonista se siente rápidamente identificado, ya que él se siente en otro mundo, uno al que no pertenece, una sensación marcada por las duras consecuencias y los trágicos momentos vividos en la antigua guerra de Yugoslavia. A lo largo de la trama de la historia, Lazar contará con la mujer y su hija como la medicina que le ayudará a salir de la situación de pleno desconocimiento del lugar en el que vive.

“Sueños de una noche de invierno” está rodada en Montenegro, un pequeño lugar del este de Europa que recibe este nombre por su traducción casi literal de su nombre serbio, Crna Gora (montaña negra) ya que el color del que se ven los Alpes Dináricos desde el mar Adriático es oscuro, por la tonalidad de los bosques que rodean toda la zona de montaña del país. Aquí puedes visitar parques naturales en los que descubrir la belleza de sus bosques y lagos, como “Biogradska gora” el parque natural más pequeño y más hermoso del país. También puedes ver las murallas de la ciudad de Kotor, las más antiguas de Montenegro, sin duda un país muy pequeño pero con grandes bellezas que descubrir.

“Sueño de una noche de invierno”, es una película deprimente pero que nos hará reflexionar. Está basada en la obra de William Shakespeare “Sueño de una noche de verano”, donde todo es efímero y puro encantamiento y fantasía, como nos muestran las zonas que visitar de Montenegro. Pese a la previsible desazón que puede crear en el espectador, es una obra bien rodada y nos transmite que los sueños deben ser solo eso, que no podemos vivir en ellos, sino que hay que ser realistas con las situaciones a las que nos podremos enfrentar en la vida.

Si quieres descubrir la claridad de esta ciudad, a pesar de la imagen oscura de sus bosques, la belleza de sus paisajes y los recovecos más antiguos de Montenegro, no te aísles  y vuela a este mundo de fantasía, en tu imaginación o tomando el próximo vuelo al Este.

Si optas por la segunda opción, no lo dudes y disfruta de tus sueños en el Iberostar Bellis, el hotel de Iberostar Hotels & Resorts en Montenegro.

Imagen de: Zillion Film