Hipócrates de Kos (también lo vemos escrito en castellano como Cos) fue uno de los médicos más conocidos de la antigua Grecia del siglo V AC. Es una de las figuras más destacadas del ámbito de las ciencias médicas (recordemos el juramento hipocrático que todos los médicos deben cumplir), entre otras cosas por algo que hoy puede resultar ingenuo, pero que se aplica en cierta manera con todos los pacientes que sufren alguna enfermedad medianamente grave. Según Hipócrates, la solución a la mayor parte de los males de la salud no era otra que el reposo y mantener al paciente limpio y estéril hasta que éste se recuperase, ya que las personas se curaban por el poder de las fuerzas de la naturaleza. Suena a fantasía sí, pero este método se emplea hoy en día, ya que después de cualquier intervención quirúrgica o daño físico se le recomienda al paciente un periodo de reposo para que se termine de curar. ¿Acaso no es parte fundamental de su curación?

A la vista de algunas de las imágenes paradisíacas de las islas griegas, uno no se extraña de que cualquier pensador se inspire en ellas pero ¿qué hay concretamente en la isla de Kos que pudiese inspirar a Hipócrates? La isla de Kos es una pequeña isla griega situada en el mar Egeo, poco conocida pero parte importante en la famosa guerra de Troya. Allí en el siglo V a.C., mientras estaba bajo el dominio de Atenas, fue cuando nació este médico, quién posiblemente, al ver a todos los soldados y guerreros convalecientes de sus heridas, se planteó el reposo como método de cura para casi cualquier mal.  Actualmente, la isla cuenta con una fortaleza del siglo XIV justo en la entrada del puerto que fue levantada en 1315 por los Caballeros de San Juan de Rodas, una zona hotelera, restaurantes y un conjunto de clubes nocturnos para los griegos o turistas más fiesteros.

La isla es productora de hortalizas, frutas, aceitunas, cereales y fruta en general, pero también se dedica a la cría de aves de corral como gallinas o pollos. Desde hace siglos, es muy conocida su cerámica  en cuyas vasijas los griegos pintaban las escenas mitológicas más conocidas de la Grecia antigua, y los tejidos hechos a mano inspirados en las largas togas y túnicas que llevaban los grandes filósofos y médicos de la época mientras paseaban por los jardines de palacios de mármol con columnas bellamente esculpidas.

Las islas griegas han sido siempre cuna de numerosos autores famosos de la cultura clásica, ya sea en el campo de las ciencias puras, como la medicina de Hipócrates, o de las letras, como la filosofía de Aristóteles ¿Será casualidad? Quién sabe. Lo que si es cierto es que allí se fundaron muchas de las escuelas en las que se intercambiaron y enriquecieron las distintas culturas que alberga el Mediterráneo.

Si quieres descubrir los secretos de las islas griegas y sus grandes pensadores, la isla de Kos es una buena opción para comenzar esa aventura. Y qué mejor forma de hacerlo que alojándote en el Iberosstar Odysseus, el hotel de cinco estrellas con el que Iberostar Hotels & Resorts cuenta en esta preciosa isla griega.

 

Imagen: Hippocrate rendant visite à Démocrite-Pieter Lastman (1583-1633) Wikimedia