Puerto de Marbella

En ocasiones parece que los famosos se pusieran de acuerdo para convertir un lugar en destino de moda. Claro que, cuando esto sucede, es porque el lugar lo merece. Es el caso de Marbella, considerada por muchos indiscutible capital de la Costa del Sol, y lugar de veraneo preferido por celebridades de todo el mundo.

Y es que, haciendo honor a la verdad, puede que no haya en España una ciudad con una trayectoria tan brillante como Marbella. La lista de famosos que en algún momento de sus vidas han elegido esta ciudad del Mediterráneo como destino para sus vacaciones, e incluso como lugar de residencia, es larga y variopinta: Julio Iglesias, Carmen Lomana, Sean Connery, Eva Longoria… y por supuesto, nuestro malagueño más internacional: Antonio Banderas, propietario de una magnífica finca a la que siempre que puede regresa acompañado por Melanie Griffith y su hija.

Todo este furor por la ciudad costasoleña empezó mucho tiempo atrás, cuando Europa todavía temblaba bajo los efectos de la Segunda Guerra Mundial. El hombre: Ricardo Soriano, Marqués de Ivanrey; un noble aristócrata que en 1943 llegó a Marbella y, provisto de una fuerte mirada empresarial, puso en marcha el primer complejo hotelero de la zona, dando así el pistoletazo de salida al turismo de lujo en la ciudad.

La labor de Ricardo Soriano para la promoción de Marbella fue inestimable. Entre las personalidades a las que habló de las bondades de la ciudad se encontraba su sobrino, el príncipe Alfonso de Hohenlohe, quien también realizó numerosas inversiones en la Costa del Sol y construyó el Marbella Club, en la hoy conocida como Milla de Oro.

Poco tiempo después, los veranos en Marbella eran un hervidero de las mejores familias europeas, como los Bismarck o los Rothschild. Y también de países más exóticos: uno de los incondicionales, el Rey Fahd de Arabia Saudí, hizo de Marbella su segunda residencia y de él se decía que podía llegar a gastar 6 millones de euros por cada día de estancia en la ciudad.

Los tiempos cambian, y con ellos, Marbella también. Si algo sigue igual es el sol que baña sus playas, siempre a rebosar de gente guapa con ganas de descansar, disfrutar y pasarlo bien. Los más nostálgicos pueden dar un paseo por el Boulevard de la Fama de Puerto Banús en busca de nombres conocidos, para terminar la velada en alguno de sus elegantes restaurantes y pubs: el mejor lugar para ver y dejarse ver.

Para disfrutar siendo una estrella con Iberostar Hotels & Resorts en Marbella , puedes alojarte en el Iberostar Marbella Coral Beach, conocido por su preciosos “Beach club” y situado a tan solo 1Km de Puerto Banús.

Foto | Tomás Fano