Pocos espectáculos son tan absorbentes y embriagadores como la danza de los derviches giradores de Turquía. Por eso, cuando viajemos a Antalya no debemos perder la oportunidad de desplazarnos hasta la vecina provincia de Konya, en la que este singular e interesante rito hunde sus raíces.

Y es que, aunque ocasiones de asistir a una de estas danzas sufíes se nos presentan a lo largo y ancho de todo Turquía, nada iguala la experiencia de presenciar una auténtica Sema en la tierra donde la orden Mevleví fuera fundada hace ya ocho siglos por los discípulos del poeta y místico Mevlana.

Los mevlevís o derviches giradores de Turquía pertenecen a una escuela del sufismo que encuentra en la danza una forma de meditación y un camino para liberarse del ego y alcanzar el éxtasis místico, la unión con Dios. Para ello giran sobre sí mismos en un baile que representa el movimiento de los planetas, con los brazos extendidos, la cabeza ligeramente inclinada y sus vaporosos ropajes oscilando al compás de sus movimientos.

La velocidad que los giros llegan a alcanzar ejerce un efecto hipnótico en quien lo observa desde fuera, pero no por ello debemos dejar de prestar atención a los múltiples elementos que conforman lo que para nosotros es un auténtico espectáculo, como la música de flauta y tambores, los alargados sombreros, el color de las túnicas y la posición de los brazos; cada uno de ellos con un significado determinado y preciso, estrechamente relacionado con la muerte del ego.

La ceremonia de la Sema comienza y finaliza con una lectura del Corán y constituye una de las mejores muestras de la profunda religiosidad de esta zona de Turquía. Si queremos saber más, una visita al Museo de Mevlana resulta imprescindible.

Este grandioso edificio, coronado por una preciosa cúpula turquesa visible desde casi cualquier punto de la ciudad, alberga la tumba de Mevlana, siendo así un importante lugar de peregrinación musulmana. En sus diferentes dependencias podemos admirar instrumentos musicales, ricas alfombras y recreaciones de la vida cotidiana de los derviches que antiguamente lo habitaban.

No cabe duda de que todo lo que envuelve a los derviches despierta un fuerte interés en aquellos que viajamos a Turquía. No sin motivo su danza ha sido calificada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, constituyendo uno de los platos fuertes de nuestro viaje a esta tierra de sueños, Historia, misticismo y leyenda.

Durante tus vacaciones en Turquía, el Iberostar Bellis,  el hotel de Iberostar Hotels & Resorts en Anatolia, te acercarán toda clase de experiencias que vivir en pareja y en familia. ¿Te lo vas a perder?

Foto | Schorle