Carnavales Gran Canaria

Puerto de Gran Canaria sobre el sonoro Atlántico,
con sus faroles rojos en la noche calina,
y el disco de la luna bajo el azul romántico
rielando en la movible serenidad marina

Tomás Morales Castellano fue uno de los poetas más destacados del modernismo en el archipiélago canario, caracterizado por el amor que sentía hacia su isla y cómo lo expresaba en sus versos. Era un auténtico representante de la cultura canaria, amante del mar, cuyas obras se pueden encontrar en “Las Rosas de Hércules”, una de las grandes creaciones del modernismo literario que sirvió de inspiración a muchos poetas de las islas. Aunque estudió medicina en Madrid y Cádiz, lo que realmente le inspiraba era Gran Canaria, y qué mejor manera de expresar esa añoranza y cariño que escribiendo sobre ella en sus ratos libres, logrando ser un gran poeta además de médico

Esta pequeña isla volcánica perteneciente a Las Palmas, cálida y calurosa, conocida por ser uno de los lugares con el mejor clima del mundo, arrastra también un destacado pasado histórico que se refleja en la protección de su muralla urbana y la fortaleza de Santa Catalina, inexorable frente a los ataques piratas de navíos ingleses que pretendían desembarcar en la isla para saquearla. También los holandeses la invadieron durante unos días, creando leyendas y héroes que inspirarían a Morales Castellano: amor y al mismo tiempo temor al mar, del que provenían todas estas culturas intentando hacerse con su isla, introduciendo culturas extranjeras y acabando con las costumbres propias de Gran Canaria. Costumbres como las de sus numerosas celebraciones de festivales de teatro, danza, cine… Pero, sobre todo, los carnavales, fuente de vida e inspiración de sus ciudadanos, ocupados todo el año en imaginar y bordar los trajes más espectaculares. Estos carnavales convierten a la isla en una de las más coloridas del archipiélago, que cada año se vuelca con grandes celebraciones en todas las provincias de este alegre conjunto de islas españolas del Atlántico.

Tomás Morales era un gran conocedor de Gran Canaria, a buen seguro un gran cicerón, que os habría sorprendido con alguno de los muchos planes que se pueden hacer en estas tierras, como ver el Parque Arqueológico de la Cueva Pintada, en Gáldar, excavada hace más de 20 años y fuente de conocimiento de los orígenes de la ciudad. Luego, podríais sentaros en un bar, tomaros unas papas arrugás con mojo verde o mojo picón y merendar plátano frito, una de las delicias más reconocidas y sencillas de esta parte del mundo.

Si os gusta el mar tanto como a este autor modernista, las playas, el calor, las artes escénicas y las fiestas y festivales, visitad Gran Canaria, una isla llena de color y espectáculo. Como alojamiento, qué mejor que el Iberostar Costa Canaria, en Maspalomas. Para que vuestra visita a una de las Islas afortunadas sea de 10.

 

Imagen: Juan Ramón Rodríguez Sosa