Budapest y los zapatos inocentes

Como ya sabéis, desde hace unos meses podéis alojaros en una nueva estrella del firmamento Iberostar, ubicada en la histórica Budapest. El Iberostar Grand Hotel Budapest, situado en la zona de Pest,  es el “campamento base” perfecto para vuestros tours turísticos por la ciudad.

Quizás en uno de esos paseos os sorprenda encontrar, a orillas del Danubio, una larga fila de zapatos junto al río. Sus “dueños” simbólicos son los protagonistas del relato de hoy. Hombres y mujeres sin nombre conocido que, sin embargo, protagonizaron uno de los episodios más grises de la Historia. Estamos hablando, como habréis supuesto, de los millones de judíos que fueron indiscriminadamente asesinados durante la Segunda Guerra Mundial.

A finales de la década de los 30, y dada su condición de aliado de la Alemania nazi, el Reino de Hungría se había convertido en un refugio relativamente seguro para miles de judíos que llegaban de todo Europa. Sin embargo, cuando en 1944 Alemania ocupó definitivamente el país, la situación cambió radicalmente. Se les restringieron los derechos, fueron perseguidos y deportados y finalmente solo quedaron los judíos de Budapest. Al principio, distribuidos por toda la ciudad; poco después, encerrados en guetos.

Durante la noche del 8 de enero de 1945, una brigada de ejecución de la Cruz Flechada irrumpió en el gueto de Budapest y condujo a sus ocupantes a orillas del Danubio. Allí se les ató en parejas y,  fusilando a uno de ellos, sus cuerpos fueron arrojados al río. Aquel que no había recibido el disparo, murió ahogado unido a su acompañante.

Este triste suceso cuenta, desde 2005, con el memorial que podéis ver en la foto. Realizado por de Gyula Pauer, el memorial tiene como finalidad recordar por siempre a todos aquellos hombres y mujeres inocentes que, sin quererlo, se convirtieron en protagonistas de la Historia y de esta hermosa ciudad. Seguro que este conmovedor monumento no os dejará indiferentes durante vuestra visita a la capital húngara.

 

Foto | Neilhooting