Jamaica localización del rodaje de CocktailAños 80, las adolescentes tienen un ídolo cinematográfico que no puede ser más mono: sabe pilotar un avión de combate, en camisa y calcetines está para comérselo y es un fenómeno preparando cocktails de todos los colores y sabores. Seguro que con solo estos datos ya sabéis que nos estamos refiriendo a Tom Cruise, en estos  momento todo un señor consagrado de la escena que, en sus inicios, arrasaba por su buen aspecto, enamorando a las chicas dentro y fuera de la pantalla.

Seguro que viéndole conquistar a Elisabeth Shue como artista de la coctelería veraniega en Cocktail, más de una se quedó prendada, no solo de los protagonistas, también de la localización de la película: una siempre hospitalaria Jamaica, donde el calorcito del sol y el ruido de las olas volverían loco a cualquiera, máxime si quién nos prepara los mojitos es un camarero de tan buen ver como Cruise.

Pero, como estas cosas solo pasan en las películas, mejor que os concentréis en lo que la isla puede ofrecer, o corréis el riesgo de llevaros un buen chasco. Si vais con pareja, mucho mejor, pues así podréis disfrutar del romanticismo de este destino desde el primer día ¡Pero ojo! no os pase como en la película y venga un listillo engominado a quitaros a la chica, estáis avisados.

Os iremos contando cosas de Jamaica poco a poco, porque esta isla tiene mucho que ofrecer, pero una de las cosas que no podéis dejar de ver son sus increíbles cascadas, que no solo os maravillarán por su fuerza visual, también os ensordecerán con los miles de litros de agua que arrojan entre las montañas, en un precioso paisaje natural de agua dulce que dan ganas de retener para siempre. Sí, también querréis acordaros de la película, pero eso lo dejamos en vuestras manos, que no va incluido en el pack.

Si preferís algo más histórico y tradicional jamaicano, podéis buscar las huellas de la época azucarera, de infausto recuerdo para quienes estuvieron esclavizados en las numerosas plantaciones que, en el S.XVIII, hicieron de la isla el mayor productor de azucar del mundo y que hoy ya son solo un recuerdo de una de las señas de identidad de la historia de esta bella isla caribeña.

De vuelta al hotel pasad por el bar, pedid un combinado y sentaos mirando al mar (o al camarero), saboreando la frescura y dulzor de este apetecible destino.

Imagen: Cocktail (Propiedad de Touchstone Pictures)